Actualidad

Segundas partes (y las que vengan)

Lejos de pararse la actividad cinematográfica durante el verano, en Andalucía está más activa que nunca. Este lunes comenzó en Granada el rodaje de «Intemperie», con la que el lebrijano Benito Zambrano regresa al cine casi siete años después de estrenar su tercer largometraje, «La voz dormida». Coproducida por la sevillana Marta Velasco para Áralan Films, cuenta con Luis Tosar de protagonista. Tras un mes de intenso trabajo, el miércoles concluyeron las grabaciones de la segunda temporada de «Mambo», que David Sainz ha realizado para RTVE y cuyo estreno está previsto para octubre. Innovador como siempre, Sainz logró que su proyecto fuera seleccionado en un concurso a pesar de la dura competencia y que, tras los excelentes resultados, su refrescante apuesta por el humor y la música tenga continuidad en una temporada más compleja y con una mayor intriga en la que todo comienza con un asesinato. El estreno de «Mambo» vendrá casi a coincidir con el inicio de rodaje de la segunda temporada de otra serie de notable presencia andaluza, «La Peste», creada por Alberto Rodríguez y su guionista habitual, Rafael Cobos. No repetirá como director de algunos episodios Paco R. Baños porque se encuentra precisamente ultimando su segundo largometraje, «522. Un gato, un chino y mi padre», protagonizada por Natalia de Molina, Manolo Solo y Nadia de Santiago, con quien rodó «Ali», su primer largometraje. No hay muchos casos en el cine español de películas que hayan tenido tanto éxito como para propiciar una saga, pero en Andalucía hay dos casos surgidos el mismo año, 2012. Alfonso Sánchez y Paco León estrenaron, con dos semanas de diferencia, «El mundo es nuestro» y «Carmina o revienta»; dos años después llegó la segunda entrega de las andanzas de su singular madre, «Carmina y amén», mientras que «El mundo es suyo» necesitó seis años para hacerse realidad y que lo hiciera con gran éxito de público. En cualquier caso, más de tres décadas antes, Manolo Summers, el cineasta andaluz que más ha triunfado dentro y fuera de España, dirigió la trilogía de «To er mundo é...» y años después las dos entregas de sus trabajos con los Hombres G. En honor a la verdad, también hay que recordar que también se planteó que las fallidas «El sexo ataca» y «La Biblia en pasta» tuvieran continuidad pero no lo lograron.

Publicidad