Un cuartel terminado desde hace un año pero sin suministro de luz desde hace un

Las actuales dependencias presentan pasillos apuntalados y las «oficinas provisionales» llevan años funcionando
Las actuales dependencias presentan pasillos apuntalados y las «oficinas provisionales» llevan años funcionando

El nuevo cuartel de la Guardia Civil de Utrera debería estar en funcionamiento desde abril de 2012. Ha transcurrido ya un año, la obra está acabada y, sin embargo, el casi centenar de profesionales continúan trabajando en las antiguas instalaciones en «condiciones tercermundistas», según ellos mismos señalan. El problema: un trámite administrativo impide dar de alta el suministro eléctrico en una obras que contaron con una inversión de casi 2,3 millones de euros.

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), con 30.000 afiliados en toda España y más de 1.200 en la provincia de Sevilla, denunció ayer públicamente una situación «incomprensible» y que «está perjudicando seriamente las condiciones laborales de los guardia civiles que desempeñan su trabajo» en unas «vetustas y deterioradas instalaciones» y también de los ciudadanos que tienen que acudir a las mismas.

«Nos parece incomprensible e insultante que por un mero trámite administrativo se permita que casi un centenar de profesionales trabajen en las condiciones tercermundistas en las que se encuentran trabajando», explica el comunicado.

El actual cuartel utrerano presenta un aspecto lamentable. «Con paredes resquebrajadas, pasillos apuntalados desde hace años, sin aire acondicionado y unidades como las de investigación con oficinas provisionales (desde hace años) prefabricadas donde el recalentamiento debido a la continua exposición directa al sol hace que el aire acondicionado sea del todo inútil. En esas penosas condiciones también tienen que sufrir su calvario todos aquellos ciudadanos que se acercan al cuartel a presentar denuncia, solicitar información o cualquier otro trámite», lamenta la asociación.

Por ello, José Cabrera Farfán, como secretario general de AUGC, insta «tanto a la Dirección General de la Guardia Civil como a los responsables de la compañía suministradora de electricidad a que aceleren los trámites para poner en funcionamiento el suministro, porque mientras los papeles duermen el sueño de los justos de despacho en despacho, hay honrados profesionales y ciudadanos que pagan caro las consecuencias de tanta dejadez y parsimonia».

Cabrera explicó a este diario que la subdelegada del Gobierno, Felisa Panadero, visitó las instalaciones en septiembre y parecía que el trámite de la cédula de habitabilidad permitiría que el cuartel entrara en funcionamiento «cuanto antes». Ocho meses después todo sigue igual y los profesionales han decidido denunciar la situación.

El nuevo edificio está situado en una parcela de titularidad municipal de 2.978 metros cuadrados, cedida por el Consistorio y ubicada en la trasera de las dependencias de la Jefatura de Policía Local, en el polígono El Tinte. Este cuartel es una demanda de la década de los 90 y cuenta con un edificio para viviendas unifamiliares y otro dedicado a las actividades administrativas, dividido en dos zonas: una para vestuarios y almacenes y otra para oficinas.