Un siglo y siete años de leyenda

El Alhambra Palace de Granada mantiene viva su historia a través de los recuerdos de sus empleados: desde la visita de Orson Welles a la de Lorca, Falla o el Dalai Lama

El Alhambra Palace de Granada mantiene viva su historia a través de los recuerdos de sus empleados: desde la visita de Orson Welles a la de Lorca, Falla o el Dalai Lama

Los periódicos hablaban de una película sobre Federico García Lorca, dirigida por Orson Wells y protagonizada por Charlton Heston, y que nunca llegaría a filmarse. El día antes, el director de «Ciudadano Kane» y el protagonista de «Ben-Hur», que rodaban en España «El Cid», se citaron en el Alhambra Palace. Apenas arrancaba la década de los 60 del pasado siglo. Ahora, el establecimiento hotelero cumple 107 años. El Alhambra Palace, es el segundo hotel en activo más antiguo de España. Situado en la Ciudadela de la Alhambra, enclave protegido por la Unesco, cerca del monumento más visitado de España, el Alhambra Palace ve pasar el tiempo. Su historia le confiere un aire de majestuosidad y numerosas personalidades avivan su leyenda.

A pesar de que desapareció el «libro de oro» del hotel en el que firmaban todas las personalidades que han pasado por él, se ha conseguido hacer una amplia lista a base de la memoria de los más veteranos trabajadores, algunos con más de cuarenta años de servicio. Reconocidas científicas, como la premio Nobel de Física y Química Marie Curie; medallistas olímpicas, como la esquiadora Blanca Fernández Ochoa; grandes exponentes de la realeza internacional, como Su Majestad Doña Sofía y su hermana la Princesa Irene de Grecia, la Reina Silvia Sommerlath de Suecia, la Princesa Shanaz Pahlavi de Irán o la hermana del Sha de Persia –Rezza Palevi–, han compartido mantel y estancia con algunas de las estrellas más reconocidas de Hollywood, con prestigiosas personalidades del mundo de la política y con grandes leyendas de la música, como la cantante lírica Montserrat Caballé, los irlandeses The Corrs o las chicas más picantes de Reino Unido, The Spice Girls. Una historia de 107 años da para mucho; testigo de ello es el legendario Hotel Alhambra Palace. Lo más granado de la política y la literatura se decantó por este simbólico establecimiento granadino. Esperanza Aguirre, Ana María Matute, o Almudena Grandes forman parte de una larga lista de personajes femeninos que eligieron el Alhambra Palace para sus viajes personales y de negocios a la ciudad del Generalife.

Sus 126 habitaciones, todas con impresionantes vistas panorámicas de la ciudad y Sierra Nevada, han sido testigo también del paso por el hotel de grandes celebridades de Hollywood, como la protagonista de «Lo que el viento se llevó», Vivien Leigh, Faye Dunaway, Lauren Bacall o Maureen O’hara. El Hotel Alhambra Palace es, ante todo, un icono del turismo de lujo granadino, además de uno de los alojamientos preferidos por americanos, australianos, alemanes y japoneses, junto con los franceses y los británicos.

Alcobas llenas de encanto, inolvidables vistas a la hermosa Granada y a los rincones del romántico bosque de La Alhambra, una espectacular terraza panorámica cuya carta de cócteles está en constante renovación, al igual que su menú de cocina fusión, son algunos de los atractivos de este innovador alojamiento que ha sabido conjugar a la perfección la tradición, seña de identidad de la casa, con la modernidad.

El Alhambra Palace fue inaugurado por el rey Alfonso XIII en 1910. El duque de San Pedro de Galatino –aristócrata, político y empresario– tuvo la visión de que el futuro de Granada giraría en torno a la Alhambra y Sierra Nevada. Para su construcción, llegó de Inglaterra el arquitecto Mr. Lowet, autor de los planos del primer edificio con estructura de hierro de Granada y de los primeros de España. La obra, con su estructura prácticamente de metal, sala de cine y casino, tuvo un coste de dos millones de pesetas. La explotación del hotel corrió a cargo del duque de San Pedro de Galatino hasta 1931. No obstante, con la prohibición del juego de Primo de Rivera, el negocio ya había decaído. El duque murió meses antes de la Guerra Civil. Durante la contienda, su esposa cedió a las fuerzas nacionales el hotel, que se convirtió en un hospital de sangre con grandes cruces rojas para evitar los bombardeos. Los pasillos del hotel se llenaron de camas para heridos. Hasta 1972 la propiedad no recuperó la gestión del establecimiento.

Un siglo y siete años dan para mucha historia y muchas anécdotas. En junio de 1922, Federico García Lorca presentó en el Alhambra Palace el Concurso de Cante Jondo. En 1944, durante los conciertos del Corpus, la Filarmónica de Berlín se desplazó al Palacio de Carlos V. Un fuerte aguacero obligó, poco antes del concierto, a los músicos y el público a refugiarse en el hotel, donde, finalmente, se celebró el concierto. El Dalai Lama, Lenny Kravitz, Viggo Mortensen, Stephen Hawking, Brad Pitt, Henry Fonda, Glenn Ford, Eva Perón, todos los presidentes de España, el banquero Rockefeller, Almodóvar, Luis Miguel, Lola Flores, Ben Laden y un príncipe árabe que entrada la noche pidió una escopeta para cazar en el Llano de la Perdiz; o Harrison Schmitt, el último hombre que pisó la luna con el Apolo 17.

Todos los salones conservan la decoración original de 1910, azulejos y yeserías de arabescos, incluso las lámparas de aceite de la época. El Alhambra Palace también conserva, a través de la memoria, la leyenda.