Zoido pide al bipartito copiar medidas de otras regiones

Asegura que es «imprescindible dejar atrás 30 años de políticas fracasadas» y recuperar «el tiempo perdido»

El presidente del PP-A, Juan Ignacio Zoido, mantuvo ayer su optimismo hacia el denominado Pacto por Andalucía si bien avisó de que, si finalmente no se logra alcanzar «entre todos y por todos», no sería un «engaño» porque, al menos por parte de su partido, se va a hacer «todo lo posible» para materializarlo en un gran acuerdo «contra nadie» y que ayude a salir de la crisis «cuanto antes».

Así lo dijo ayer en Sevilla durante un desayuno informativo organizado por «Fórum Europa. Tribuna Andalucía» en el que fue presentado por la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, y donde insistió en que, «por lealtad institucional» y «responsabilidad», tanto él como todos los dirigentes de su partido seguirán «intentando forzar un pacto por Andalucía» que solucione los problemas de los andaluces.

Para que el consenso sea posible, Zoido puso algunas condiciones encima de la mesa por considerarlas «prioritarias» e «irrenunciables». Entre ellas, la más importante, según dijo, es la generación de empleo y acometer una «gran reforma de la gestión y la ejecución de las políticas activas de empleo» para que no pase como en 2012, año en el que «la Junta solo ha gastado el 57,81 por ciento del dinero que tenía para sectores claves en la lucha contra el paro».

El presidente del PP-A también aprovechó esta intervención para hablar de los «desafíos» a los que, en su opinión, la Junta debe hacer frente para «convertir a Andalucía en un lugar con futuro». Entre ellos, citó la necesidad de que el Gobierno andaluz «abandone la confrontación» y asuma que las medidas del Ejecutivo central y de las comunidades donde gobierna el PP «están empezando a dar resultados» y que, por ende, las aplique en la comunidad.

En esta línea, reiteró que es «imprescindible dejar atrás 30 años de políticas fracasadas» y «aprovechar» la colaboración del Ejecutivo de Mariano Rajoy, al que definió como el «que más ha ayudado de la historia» a Andalucía. «Y lo decimos con la cabeza bien alta a pesar de que, desgraciadamente, el Gobierno del bipartito ha optado por la confrontación», apostilló.

Con todo, confío en que «salgamos juntos de la crisis en las mejores condiciones y cuanto antes» y se ofreció como partido «de Gobierno ante la ausencia de reformas de la Junta». «Si afrontamos estos desafíos, recuperaremos el tiempo perdido. No hay nada nuevo que inventar, así que cojan el ejemplo de la sociedad andaluza y de las comunidades donde ya se ven resultados de las reformas», recomendó a los dirigentes de la Administración autonómica.