Zoido reta a Díaz a demostrar su municipalismo pagando a los ayuntamientos

Zoido participó ayer en la clausura de la Intermunicipal del PP-A en Jaén
Zoido participó ayer en la clausura de la Intermunicipal del PP-A en Jaén

El presidente del PP-A, Juan Ignacio Zoido, retó ayer al Gobierno andaluz a demostrar su municipalismo «abandonando la pancarta» y apoyando una moción del Grupo Popular que garantice el pago de los 400 millones de euros que, según sus datos, la Junta adeuda a los ayuntamientos. El líder de los populares andaluces advirtió en la clausura de la Intermunicipal del PP-A, celebrada ayer en Jerez (Cádiz), de que es el Ejecutivo regional el que «está poniendo en peligro constante» la prestación de servicios de los ayuntamientos «con sus impagos» y no la reforma de la Ley de la Administración Local que promueve el Gobierno central de Mariano Rajoy.

En ese sentido, recalcó que la Junta adeuda a los ayuntamientos andaluces más de 400 millones de euros, débito al que se suma el hecho de que «no ejecuta los presupuestos comprometidos», lo que ha supuesto que en los dos últimos años se hayan dejado de invertir otros 850 millones de euros, según los datos que manejan los populares.

Zoido detalló que los ayuntamientos siguen prestando «una media» del 33 por ciento de los servicios que son competencia de la Administración autonómica y, a modo de resumen, enfatizó que el Ejecutivo andaluz «no paga, provoca la asfixia de los ayuntamientos y la destrucción de empleo» en las empresas que prestan servicios gestionados desde las administraciones locales.

Por todo ello, el presidente del PP-A y alcalde de Sevilla pidió a la presidenta andaluza, Susana Díaz, que «rompa con el antimunicipalismo» de sus predecesores en San Telmo, Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

Este objetivo, en su opinión, no se puede alcanzar «con una gira por las distintas provincias saludando a alcaldes con quienes no alcanza ningún compromiso», sino «bajando al terreno y aplicando medidas», pasando, en definitiva, «de las palabras a los hechos». El popular entiende que tanto PSOE-A como IULV-CA, socios de gobierno, se encuentran «anclados» en el pasado y se niegan a asumir que con su rechazo a la reforma de la Administración local persiguen «mantener sus privilegios» y dejar abierta la puerta al endeudamiento público. Para Zoido, esa iniciativa sólo constituye «una amenaza» para quienes «han despilfarrado y han llevado a sus ayuntamientos a un endeudamiento temerario» lo que, en su opinión, explicaría que «el bipartito radical» tenga «miedo», porque sabe que «se acaba la fiesta».