Europa

Alfonso Fernández Mañueco: «El PP tiene que evolucionar con la sociedad»

«Ha llegado el momento de que, con las cuentas en España ya consolidadas, ayudemos a dar algo de oxígeno a los bolsillos de los particulares»

Nos recibe en el cuartel general del PP de Castilla y León, en Valladolid. Lo hace en una semana de reuniones y más reuniones para preparar la Convención Nacional que acercará, a partir del viernes, a más de 2.000 personas a la capital del Pisuerga, la mayoría altos cargos de una formación que dará en esta cita el pistoletazo de salida de cara a las Elecciones Europeas del 25 de mayo. Alfonso Fernández Mañueco, el secretario autonómico de los 'populares', recuerda que están ante el encuentro más importante del Partido en los dos últimos años y asegura que supone «un espaldarazo a mucho trabajo de muchas personas».

- En clave política, ¿qué supone para ustedes esta Convención?

- La Convención Nacional implica un reconocimiento a la España interior. En el caso de Castilla y León, hemos sido capaces de dar estabilidad y de demostrar fortaleza. Durante mucho tiempo, esa estabilidad ha permitido que la Comunidad esté en cotas de progreso alto en España. Cierto es que ahora estamos en una situación de crisis, pero el PP de Castilla y León es una de las formaciones de cualquier fuerza política en nuestro país con mayor respaldo ciudadano. La Convención supone, además, una muestra de agradecimiento a quien nos dirige desde hace más de una década, nuestro presidente, Juan Vicente Herrera.

- No habían tenido por aquí una cumbre similar...

- Con tanta concentración, tanto respaldo ciudadano, tanta responsabilidad de gobierno no se había celebrado algo así en Castilla y León, no, y para nosotros es una satisfacción, la verdad.

- En los últimos meses insisten en que es clave estar a pie de calle, más cerca del ciudadano. Explicar lo que se está haciendo. Cada paso que se da. ¿Cómo se hace esto?

- No quiere decir que antes no hayamos hecho esfuerzos pedagógicos. Sino que la sociedad evoluciona. Y el PP tiene que evolucionar con ella. Esta Convención será un mecanismo para engrasar reflexiones y acercar propuestas a los ciudadanos. Para transmitirlas e intercambiar opiniones. Pero no hay que dudarlo: se hace un trabajo desde la base hacia arriba.

- Las tres ponencias del Congreso son: «España, sociedad del Bienestar», «España, una gran nación» y «España, crecimiento y empleo». Empezando por la primera, ustedes insisten en que han apostado por garantizar servicios públicos, pero los ciudadanos se quejan de recortes día sí y día también.

- Hay contestación social. Eso es evidente. Pero, nos tenemos que dar cuenta de que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades y hemos de adaptar nuestros ingresos a nuestros gastos. La sociedad está haciendo un esfuerzo para equilibrar esa situación y merece nuestro reconocimiento. A las Familias, a las empresas y a los responsables públicos. Siempre hay dificultades y situaciones complejas, eso es inevitable a mi entender, pero todos debemos remar porque estamos en el mismo barco.

- ¿Se podrán recuperar prestaciones que se han tocado en estos últimos años?

- Lo fundamental, en el ámbito de los servicios sociales, es garantizar las pensiones. Y en esto, qué mejor manera de hacerlo que creando empleo y con crecimiento económico. Por ello hemos de apostar. Porque, recibimos una herencia con paro masivo y con la quiebra de la Seguridad Social... Eso es realmente lo que pone en riesgo el sistema y se está dando la vuelta a esa cuestión, afortunadamente. En este ámbito, nuestro objetivo es que si seguimos por un camino de crecimiento económico, no hay que descartar que se puedan incrementar, potenciar los Servicios Sociales. En Castilla y León tenemos una Educación, una Sanidad y unos Servicios Sociales de altísima calidad, como apuntan los ciudadanos, pero también instituciones independientes.

- Sin embargo, surgen periódicamente asuntos como la revisión del volumen de sanitarios en el medio rural...

- Sí, pero hay que tener en cuenta dónde está la población y el territorio. Dos factores que hay que saber conjugar. Ver dónde viven los ciudadanos, dónde se encuentran las ciudades y lo que hay en su entorno, porque cada vez reside allí más población y por tanto se requieren más médicos. Por otro lado, hay un territorio extensísimo en Castilla y León, que debe estar cubierto por centros educativos, sanitarios y de atención social. Hay que tener presente que en esta Comunidad es más caro desarrollar estas políticas que en otras donde en menos teritorio hay más población.

- ¿Es usted optimista de cara a un futuro reparto del pastel de la financiación autonómica?

- Ese es un hueso duro de roer. Le soy sincero. La clave ahí va a ser que nadie pierda y que todos estemos de acuerdo con el reparto. Lo que se cambió en un rato, en la época del PSOE gobernando, no vamos a decir unilateralmente, se debe volver a pactar entre todos. Y me refiero a la financiación autonómica, pero también estoy apuntando a la local.

- El crecimiento y el empleo son otras patas a abordar en la Convención Nacional del PP. En Castilla y León, hace sólo unos días, el presidente Herrera llamaba a la moderación en las expectativas...

- Es algo en lo que se ha insistido mucho. Se han hecho esfuerzos por todos y ahora, una vez consolidadas las cuentas del país, ha llegado el momento de que ayudemos a dar oxígeno a los bolsillos de los particulares. ¿Cómo? Bajando impuestos a familias, pymes y autónomos. Esto vendrá bien para reactivar el consumo interior y para proyectar la actividad económica.

- ¿Cree avanzamos, realmente, hacia esa ansiada recuperación económica?

- Como decíamos, no hay que lanzar las campanas al vuelo. Hay que ser optimistas, pero a la vez exigentes. No hay que bajar la guardia. Vamos a seguir trabajando para ver si somos capaces de que el crecimiento económico sea todavía mayor y permita que se cree empleo. Empiezan a verse las cosas con algo más de alegría en la calle, pero todavía queda mucho trabajo por hacer. Mucho. No quiero recordar frases del pasado que utilizaban otras personas.

- Con respecto a la gran nación que es España, asunto que centra la tercera ponencia de la Convención, es una clara referencia al órdago soberanista catalán y los movimientos en País Vasco. ¿Cree que Rajoy volverá a plantar cara a todo esto en Valladolid, durante este fin de semana?

- Sin duda alguna. Rajoy siempre se muestra firme en estas cuestiones, porque en el PP no tenemos ni un gramo de duda al respecto. Entendemos de modo nítido la unidad de España dentro del marco constitucional y de la pluralidad autonómica.

- Ya que hablamos de territorios, ¿confía en que este mismo año veamos las primeras consecuencias de la ordenación territorial, a partir de las dos normas aprobadas en el tramo final de 2013?

- Sí. Soy optimista. Espero y deseo que se den esas circunstancias. Ahora bien, se requiere la voluntad de la otra fuerza política mayoritaria en Castilla y León. Las dos leyes casan perfectamente. Es cierto que puede haber algún punto concreto que choque en lo que a la interpretación se refiere, pero con buena voluntad, como se ha venido trabajando entre Junta y Gobierno de España, estoy convencido de que se podrán resolver todas las dudas. También, las que se tiene en ayuntamientos y diputaciones, entre secretarios, interventores o tesoreros. Ellos son los garantes de aplicar correctamente la legalidad y las normas económicas y financieras de la administración local.

- Esta cita supondrá el inicio de la carrera hacia las Europeas. Está surgiendo una sopa de letras, por recuperar el símil de la Transición, de cara a esta cita electoral. ¿Qué esperan que digan las urnas en el mes de mayo?

- Bueno, siempre que se acercan estas elecciones surgen formaciones de todo tipo. Eso ocurre. Pero, creo que vamos a ganar las elecciones en Castilla y León y en España, porque los votantes quieren a partidos que les ofrezcan estabilildad y que tengan fuerza suficiente para poder defender los intereses de los españoles en Europa. Eso quien lo hace bien es el Partido Popular.

- Agustín Díaz de Mera cumple este año una década como europarlamentario, dos legislaturas en Bruselas representando a Castilla y León. ¿Cuándo sabremos si vuelve a estar en las listas de su Partido? ¿Me puede decir algo?

- Es pronto. En abril se sabrá.

- ¿Está usted contento con la labor que desempeña el político abulense ante las instituciones comunitarias?

- Siempre que he ido a Bruselas, en mi etapa como consejero en la Junta, tuvo la puerta abierta para nosotros. Y me consta que otros miembros del equipo del Gobierno regional, cuando han acudido a él, han tenido la misma percepción. Cuando ha habido algún tipo de problema, el que fuera, hemos tenido su respaldo.

- Sobre la polémica revisión de la Ley del Aborto de Gallardón, ¿qué me puede decir?

-Es un tema sensible, pero mi posición es clara en defensa de la vida. Ahora bien, hay una postura de reconocimiento social y constitucional de que en determinados supuestos reconocidos, en circunstancias concretas, la mujer -yo diría que más bien la pareja- tiene derecho a poder decidir. Y más allá de estas situaciones, estoy convencido de que a lo largo de toda la tramitación, se van a conciliar posturas, sin duda alguna.

- Lo que parece claro es que hay que revisar engranajes en la cuestión de la representación política en nuestro país. Lo hemos visto en los últimos años con una mayor presencia de la gente en las calles, con mayor implicación social, ¿está usted de acuerdo?

- (señala una fotografía que preside su despacho, del 11 de junio de 2005, cuando más de 80.000 personas salieron a la calle en defensa del Archivo de la Guerra Civil de Salamanca, la ciudad de la que hoy es alcalde) Es discutible, como ve. Hay ejemplos de que la sociedad antes también estaba viva. Había múltiples manifestaciones sobre la familia, el problema terrorista... La legitimidad de un gobierno en democracia, que es adonde quiero llegar, la aportan la totalidad de los ciudadanos. Me parece perfecta la libertad de expresión, que se reconozca en su máximo nivel el derecho de manifestación, el de reunión, pero hay que ejercitarlo siempre desde el respeto a los demás, de manera pacífica.

- Este lunes, Juan Fernando López Aguilar, presidente del PSOE español en el Parlamento Europeo, venía a decir, en un coloquio en Valladolid, que o se desaloja a la derecha o estaremos ante el fin del mundo. ¿qué le parece?

- Eso que me dice pone de manifiesto que, en estos momentos, el PSOE está en la radicalidad. En una posición extremista que no conviene ni a ellos ni a nuestro país. Lo que tenemos que hacer es un esfuerzo de moderación, de concertación, de Diálogo Social. En eso, desde luego el PSOE, hasta que no resuelva su asunto de las Primarias, va a estar dando bandazos.

- La Convención de este fin de semana viene a rebatir esa afirmación tan habitual del PSOE, que señala intermitentemente que el PP de Castilla y León no tiene peso político en Génova...

- El PSOE tiene bastante con preocuparse de sus barullos internos, de su falta de liderazgo nacional o de sus bicefalias regionales. Nosotros nos preocupamos de los problemas de los ciudadanos. A partir de ahí, que cada uno saque sus conclusiones. Me temo que sólo emiten frases hechas, de argumentario, pero que, clarísimamente, no van a ninguna parte.