Castilla y León

El Aula Valladolid, subcampeón de la Copa de la Reina

El conjunto vallisoletano no fue rival para el superpoderoso Bera Bera que se impuso por 30-17

El Aula Alimentos de Valladolid cayó ante el Super Amara Bera Bera en la final de la Copa de la Reina, por un contundente 17-30. Las de Imanol Álvarez finiquitaron el encuentro ya en los doce primeros minutos, en los que se pusieron 1-9 sin encontrar respuesta en un Valladolid frenado en ataque por la férrea defensa 6-0 rival y las paradas iniciales de la brasileña Renata Lais, impresionante todo el torneo.

Publicidad

El Bera Bera también superó al Valladolid en el otro lado de la cancha con un alto ritmo de juego y enorme velocidad en la ejecución de las jugadas. El partido duró apenas unos minutos a pesar de que el primer tanto lo anotó el conjunto pucelano, a los 32 segundos por medio de la pivote Cristina Cifuentes, la mejor hoy de su equipo con siete goles ante la menor presencia de Elena Cuadrado, la máxima goleadora del Valladolid en las dos primeras jornadas con 15 dianas en los dos partidos.

Pero a partir de ese tanto, el Bera Bera no paró de percutir y anotar en la meta de Lourdes Guerra, algo lesionada en el calentamiento, y Carmen Sanz, su sustituta. La lluvia de goles donostiarra la abrieron las extremos Sara Gil de la Vega y la brasileña Adriana Cardoso, la continuaron la central Silvia Arderius, la lanzadora argentina Elke Karsten y ya todo el equipo vasco, que llegó con diez goles de ventaja al descanso (8-18).

Atenuó la paliza de la primera parte una pequeña recuperación castellana entre el 4-13 y el 7-14 ya con menos habituales entre las dirigidas por Miguel Ángel Peñas. Un 0-4 de salida en la segunda mitad en menos de cuatro minutos, lanzado con dos goles de la lateral Maitane Etxebarria, finiquitó las dudas que podían quedar tras la primera mitad (8-22). Si es que quedaba alguna. Respondió el Valladolid con otro 4-0, ya dentro de una dinámica de dar oportunidades a todas las jugadoras y Peñas arriesgando jugando sin portera.

Dos goles desde campo propio del Bera Bera a portería vacía volvió a poner 14 goles de diferencia (12-26) a falta del último cuarto de choque, en el que el Bera Bera ya no hizo más sangre y el Valladolid, que acusó mucho jugar tres partidos en tres días y ya vivió como un éxito casi inesperado estar en la final, al menos mantuvo distancias.

Publicidad