MENÚ
domingo 13 octubre 2019
04:28
Actualizado

El fiscal pide 96 años de cárcel para el "violador del ascensor" por agredir sexualmente a dos mujeres e intentarlo con otras dos en 2017

Pedro Luis Gallego, que ya fue condenado por los asesinatos de Marta Obregón y Leticia Lebrato en 1992, salió de la cárcel en 2013 y no en 2022 como estaba previsto, al beneficiarse de la Doctrina Parot

  • Momento e la detención de Pedro Luis Gallego el 14 de junio de 2017 en Segovia
    Momento e la detención de Pedro Luis Gallego el 14 de junio de 2017 en Segovia /

    Policía Nacional

Segovia.

Tiempo de lectura 4 min.

07 de junio de 2019. 13:52h

Comentada
R. Ortega.  Segovia. 7/6/2019

Pedro Luis Gallego, conocido como el "violador del ascensor", se enfrenta a una pena de 96 años de cárcel por violar a dos mujeres en Madrid e intentarlo en otras dos ocasiones hace dos años, según sostiene la Fiscalía en su escrito de acusación.

Condenado a 273 años de prisión por el asesinato de la burgalesa Marta Obregón y de la vallisoletana Leticia Lebrato en 1992, Pedro Luis Gallego se encuentra actualmente en la cárcel a la espera del juicio por estos últimos hechos ocurridos en 2017, que arrancará en la Audiencia Provincial de Madrid el próximo 3 octubre, casi seis años después de fuera puesto en libertad por la derogación de la Doctrina Parot. Una decisión que redujo su tiempo en prisión con carácter retroactivo sobre delitos cometidos entre la década de los 70 y 90 del pasado siglo y que permitió que saliera a la calle nueve años antes de lo previsto y, por lo tanto, poder volver a delinquir.

El 16 de diciembre de 2016, el acusado abordó en una calle de Madrid a un joven de 17 años, a la que amenazo con una pistola y trató de arrastrar hasta el coche. La presencia de otras personas en ese momento hizo que el acusado no lograra su pretensión y la joven pudo huir tras sufrir sólo una herida leve en su rodilla. Pero apenas dos meses después, Pedro Luis Gallego sí consiguió ejecutar su macabro objetivo. Fue también en una calle del norte de la capital de España, y sobre las 12 de la noche. Pedro Luis Gallego asaltó a su víctima a la fuerza encañonándola con una pistola y la llevó hasta su coche. Allí, según sostiene la Fiscalía, tapó sus ojos con un gorro, la maniató por la espalda con bridas y la tumbó en el suelo de los asientos traseros del vehículo. Luego llevó a su víctima hasta un domicilio en Segovia, donde, impedida, la agredió sexualmente hasta en cinco ocasiones. Al día siguiente, sobre las 14.30 horas, y tras lavar su cuerpo para no dejar huellas, abandonó a la joven en una calle de Madrid.

El tercero de lo casos por los que Pedro Luis Gallego será juzgado en octubre ocurrió el 2 de abril de 2017, cuando abordó en plena calle a otra joven a la que exigió a la fuerza que se introdujera en el coche, llegándola a golpear con una pistola. La víctima, no obstante, pudo huir.

Pero doce días después, y con la misma forma de actuar, el procesado atacó a otra mujer a la introdujo a empujones en un coche tras apuntarla con un arma de fuego en la cabeza. Una vez dentro, la inmovilizó con una brida y cinta de pintor y la tapó los ojos. Desde Madrid se dirigió hasta el municipio de Las Rozas, donde obligó a su víctima a mantener una relación sexual. A continuación el acusado llevó a la mujer hasta Segovia donde durante más de seis horas la estuvo forzando sexualmente. Al igual que en la anterior violación, al amanecer la limpió y la llevó nuevamente a la capital de España donde abandonó a su víctima.

Pedro Luis Gallego, el violador del ascensor, ha estado en varias ocasiones en la cárcel por distintos delitos. La primera vez, en 1979, por robar un coche. Dos años más tarde ingresó de nuevo en prisión acusado por abusos deshonestos y ya en 1984 fue condenado a diez años de cárcel por violación. Solo cumplió siete y, tras pasar por varios psiquiátricos penitenciarios, volvió a reincidir, pero esta vez para asesinar a las jóvenes vallisoletana y burgalesa Leticia Lebrato y Marta Obregón.

Últimas noticias