El laboratorio de heroína desmantelado en Fuensaldaña se acababa de poner en marcha

El laboratorio de heroína desmantelado por la Policía Nacional en un chalé a las afueras de la localidad vallisoletana de Fuensaldaña acababa de ponerse en funcionamiento, y ni un solo gramo de esta sustancia estupefaciente había salido al mercado. Presumiblemente, con destino a Castilla y León, Galicia y Aragón, según explicaba ayer el jefe de la Unidad de Droga y Crimen Organizado de a Policía Nacional (Udyco), Eloy Quirós.

Una operación muy importante contra el narcotráfico ya que además se trata del primer laboratorio de heroína que se desmantela en España y puede que de Europa, ya que la Policía no tiene conocimiento de este tipo de centros. Asimismo, la operación aún sigue abierta, y podrían producirse nuevas detenciones, que se sumarían a las nueve llevadas a cabo. Entre estos nueve arrestados se encuentra Salvador Romero Larrada, más conocido como «El Negro», que pertenece al Clan de los Monchines de Valladolid. Igualmente, una tía del patriarca de los Charlines, Yolanda Martín, también está entre los apresados, por lo que este desmantelamiento podría haber destapado también una posible conexión entre ambos clanes. Si bien, el jefe de la Udyco no confirmaba este hecho y sólo aseguraba que se trata de la detención de una persona del Clan de los Monchines y nada más. Dada la importancia que la Policía otorga a esta operación, el propio director general de la Policía, Ignacio Cosidó, se acercaba ayer hasta la comisaria de Las Delicias de Valladolid para conocer a fondo los entresijos de esta operación que ha costado más de seis meses de investigación, y mostrar su apoyo al cuerpo por su trabajo. Y es que, según Cosidó, el consumo de heroína en España se encuentra en estos momentos en mínimos históricos gracias a operaciones como ésta. Y es que, en lo que llevamos de año se han incautado ya de 110 kilos de esta sustancia, por los 71 de 2012. «Kilos de droga que no han llegado al mercado y que han evitado un nuevo repunte del consumo de heroína en España», señalaba.

Una operación, en definitiva, trascendental, tanto por la cantidad de droga aprehendida (20 kilos de heroína y otros tantos de morfina, así como 75 precursores para su transformación, entre ellos, el anhídrido acético muy común en países industrializados porque es más fácil de adquirir), así como porque se ha podido desarticular también una conexión de narcotraficantes turcos y gallegos.