El PP apuesta por dar estabilidad para evitar un Gobierno «Sanchista» en Castilla y León

Vázquez dice que los barones provinciales tendrán «libertad» para negociar los «mejores acuerdos»

Reunión del candidato del PP a la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, con los presidentes provinciales del partido
Reunión del candidato del PP a la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, con los presidentes provinciales del partido

El PP de Castilla y León ya ha trazado su estrategia con la que a partir del lunes intentará llegar a un acuerdo con Ciudadanos para mantener la Presidencia de la Junta, pero también los ayuntamientos y diputaciones provinciales que requieren de pactos. Y ese plan pasa por el respeto a los principios del centro-derecha, reformista y liberal y por dar estabilidad, pero también por huir de la radicalidad y evitar la llegada de un Gobierno «Sanchista» a la Comunidad, según desvelaba ayer el secretario regional del PP, Francisco Vázquez.

Y es que de sus palabras tras la reunión del candidato popular, Alfonso Fernández Mañueco, con los presidentes provinciales del partido, se desprende que en el PP consideran que el PSOE de Pedro Sánchez es un partido radical, por el apoyo que tiene del independentismo catalán y está por ver lo que ocurre con Navarra, tras las amenazas del PNV a Sánchez si el PSOE se abstiene en la Comunidad Foral para permitir que mande la coalición Navarra Suma que integran UPN, PP y Cs.

Los populares tienen claro, también, que Luis Tudanca es una extensión de Sánchez en esta Comunidad, y por este motivo advierten de que un hipotético Gobierno socialista en esta tierra sería un «riesgo» para la calidad de los servicios públicos, para el empleo y la economía y el desarrollo rural y, en definitiva, para el futuro y bienestar de los castellanos y leoneses. Vázquez se mostraba optimista en llegar a un acuerdo con Ciudadanos, también por las propias exigencias marcadas por la formación naranja, pero tendía la mano a los de Francisco Igea para empezar a dialogar en búsqueda de la estabilidad y sin líneas rojas pero dejando claro que Fernández Mañueco tiene que ser el presidente.

El secretario regional del PP aseguraba también que los «barones» provinciales del partido tendrán «total libertad» para poder negociar en las diputaciones y en los ayuntamientos que requieren de un acuerdo entre PP y Cs, e incluso Vox.

Formación a la que no consideran radical y con la que esperan pactar a la andaluza para poder mantener el poder en capitales de provincia tan importantes como León, Palencia o Burgos.

Vázquez ve a Carnero en la Diputación de Valladolid

Para que Jesús Julio Carnero siga como presidente de la Diputación de Valladolid primero deberán pactar PP y Cs y luego que Pablo Casado se eche atrás en su apuesta por el joven concejal Borja García. Todo está en el aire, pero preguntado por este tema, Vázquez reconocía el apoyo del PP de Castilla y León al asegurar que «ve difícil» que Carnero no sea el candidato, pese a que se acordó limitar los mandatos a ocho años que ya ha cumplido.