Herrera reprocha a la oposición en la ciudad de Burgos el «incendiar fuegos»

La Razón
La RazónLa Razón

El presidente de la Junta, el burgalés Juan Vicente Herrera, lamentó la actitud de la oposición en el Ayuntamiento de Burgos, durante los sucesos de Gamonal, que arrancaron el 10 de enero, y la acusó de «incendiar fuegos».

Según manifestó, la responsabilidad política de los grupos «hubiera sido manifiestamente mejorable en orden a cerrar filas en la condena inequívoca de la violencia» en el asunto del bulevar, y cree que su obligación es «resolver los problemas y no generar problemas sobre problemas e incendiar fuegos».

Durante su visita a la Feria Internacional de Turismo (Fitur), Herrera dio la cara por el alcalde de la ciudad del Arlanzón, Javier Lacalle, de quien destacó su «sentido de responsabilidad y prudencia». Al igual que hace unos días, hizo un llamamiento a las formaciones políticas que están presentes en el Consistorio de Burgos para «encontrar los acuerdos que permitieran rechazar la violencia y restablecer la paz civil y urbana». De igual modo, señaló, el objetivo a perseguir, que se centra en encontrar «las soluciones más prácticas para el beneficio de la ciudad y de los vecinos».

Herrera también respondió a preguntas de los periodistas sobre otro asunto de actualidad, la reunión privada que mantuvo con el secretario autonómico del Partido Socialista el pasado miércoles, con el fin de limar asperezas y determinar avances en el asunto del mapa territorial del futuro para Castilla y León.

Juan Vicente Herrera destacó que ese encuentro fue «largo y cordial» y marca la continuación de una línea de trabajo para analizar la aplicación de la Reforma Local del Gobierno central, «de la forma más ajustada a las necesidades y dificultades de la Comunidad», informa Ical.

En el encuentro, en el que se prolongó el «espíritu de trabajo y consenso» que determinó el acuerdo político en octubre de 2012, según dijo el jefe del Ejecutivo, también se abordó el futuro desarrollo de los objetivos y previsiones de la Ley de Ordenación, Servicios y Gobierno en el Territorio, que «sentó las bases en esta materia» y «se materializó y cristalizó» en una resolución en las Cortes en el último Debate de Política General y, sobre todo, con el apoyo de PP y PSOE en la aprobación de la Ley.

En la reunión, ambos dirigentes acordaron crear un grupo de trabajo en el que participarán la Junta y los dos partidos mayoritarios en el arco parlamentario autonómico para analizar la compatibilidad del proyecto regional y el nacional, y en la medida en que la reforma estatal afecta a Castilla y León.

El grupo de trabajo comenzará a trabajar este mismo lunes.