Juego limpio para elegir al líder de los populares

Antonio Silván y Alfonso Fernández Mañueco ofrecen seriedad y responsabilidad en la campaña electoral que arranca hoy

El leonés Antonio Silván presenta sus apoyos en la sede regional del partido en Valladolid
El leonés Antonio Silván presenta sus apoyos en la sede regional del partido en Valladolid

El PP abre hoy la campaña electoral en la que los afiliados tendrán hasta el jueves una elevada cuota de protagonismo y de responsabilidad hasta ahora inédita en el partido para elegir a la persona que les presidirá en los próximos años.

El PP abre hoy la campaña electoral en la que los afiliados tendrán hasta el jueves una elevada cuota de protagonismo y de responsabilidad hasta ahora inédita en el partido para elegir a la persona que les presidirá en los próximos años. Dos pesos pesados de la formación, Antonio Silván y Alfonso Fernández Mañueco, procuradores ambos y alcaldes de León y Salamanca, respectivamente, son los que se postulan para suceder al todavía presidente Juan Vicente Herrera, que, tras quince años liderando la nave popular, dejará de hacerlo el próximo 1 de abril durante el Congreso Regional que celebrará el partido en Valladolid.

Primero Silván, a eso de las seis y cuarto de la tarde, y después Fernández Mañueco, media hora más tarde, formalizaban ayer en la sede regional del partido en la capital vallisoletana, sus precandidaturas a este proceso de Primarias. Y lo hacían presentando 150 avales que ambos habían pactado anteriormente -sesenta más de los necesarios- para no trastornar más de la cuenta a los afiliados ni caer en una pelea sin sentido de a ver quién presenta un mayor número, según reconocían ambos. Arranca por lo tanto una campaña electoral en la que tanto el leonés Silván como el salmantino Fernández Mañueco se han comprometido a disputar con «fair play» y sin levantar la voz, pero también y sobre todo con seriedad y conscientes de la responsabilidad que asumen.

Personas, Comunidad y conocimiento de Castilla y León. Estas son las palabras clave del proyecto de Antonio Silván, para quien los doce años que ha estado como consejero en la Junta, el haberse pateado la Comunidad de arriba a abajo hasta el último rincón, y el pertenecer a un partido que cree en Castilla y León y piensa en las personas, son sus avales para intentar liderar el partido. «Quiero un partido vivo y más abierto, y que tenga la oreja pegada al suelo para percibir las demandas de los ciudadanos», señala Silván.

Por su parte, Fernández Mañueco ofrece como avales su experiencia provincial, municipal y regional así como la fortaleza, poso y unidad existente en el partido. Pero, especialmente, el hecho de que se encuentre en el mejor momento de su vida política, según sus propias palabras, tienen la culpa de que Fernández Mañueco ha decidido dar este paso. «Mi objetivo es construir el futuro desde el presente. Crear un proyecto desde abajo y contando con los afiliados de las nueve provincias», apunta Mañueco, quien se mostraba tremendamente optimista y convencido de que triunfará en las Primarias.

Ambos quitaban hierro a la acumulación de cargos del vencedor, negaban también que haya crisis interna en el PP o que la bicefalia pueda ser un problema, y llamaban a los afiliados a participar masivamente del proceso. «Es el momento de que hablen», apuntaban.