La Diputación de Valladolid se compromete en la construcción de «un mundo más justo»

Su presidente, Jesús Julio Carnero, anuncia la financiación de 24 proyectos de Cooperación al Desarrollo

El presidente de la institución provincial se dirige a los representantes de las 24 ONGs con las que ha llegado a distintos acuerdos de Ayuda Humanitaria
El presidente de la institución provincial se dirige a los representantes de las 24 ONGs con las que ha llegado a distintos acuerdos de Ayuda Humanitaria

La Diputación de Valladolid mantiene su compromiso con los más desfavorecidos y en la construcción de «un mundo más justo y más solidario».

Así lo aseguró su presidente, Jesús Julio Carnero, quien anunció la financiación, por parte de la institución provincial, de 24 proyectos de Cooperación al Desarrollo en 16 países.

Se trata de 21 iniciativas de cooperación y tres ayudas de emergencia, destinadas a paliar los efectos de las inundaciones causadas durante el primer trimestre del año como consecuencia del fenómeno «El Niño» en el distrito peruano de Huarmey; los terremotos en Ciudad de Méjico y las tormentas tropicales en Guatemala, tramitados a través de Cruz Roka Española, Unicef y Fundación Cauce, respectivamente.

Como señaló Carnero, «todas estas iniciativas suponen que la provincia va a destinar este año un total de 463.384 euros, de los que 441.454 los aporta la Diputación y el resto llegan de los 35 municipios vallisoletanos que aportan su solidaridad al Fondo Provincial de Cooperación». Esta última cuantía se destinará al proyecto de Manos Unidas para la inclusión de la mujer en la economía de la provincia peruana de Cutervo.

El presidente de la institución subrayó que «la trayectoria de 25 años de cooperación internacional demuestran nuestro compromiso de hacer un mundo mejor desde la ayuda descentralizada y con la participación de la ciudadanía, de los pueblos y de las ONG vallisoletanas».

Para ello, este año las ayudas irán destinadas, principalmente, a la promoción de los derechos de las mujeres y las niñas y a su educación, así como el fomento de la salud y la infancia, para lo que se apoya la creación de infraestructuras y servicios que contribuyan al empoderamiento de la ciudadanía más necesitada, como colegios o residencias.

Nueve de los 21 proyectos de cooperación se desarrollarán en ocho países de África; seis lo harán en cuatro países de América Central y Caribe; cuatro proyectos tendrán lugar en dos países de América del Sur y otros dos en sendos países de Asia y Oriente Medio. En cuanto a la distribución económica, América Central y Caribe es el área que recibirá más fondos.