La Junta devuelve libranzas a funcionarios y blinda a los ganaderos de ataques de lobos

Rosa Valdeón afirma, también, que se trabaja «en silencio» para buscar una solución para Lauki

La vicepresidenta Rosa Valdeón comparece para informar de los asuntos tratados en el Consejo de Gobierno
La vicepresidenta Rosa Valdeón comparece para informar de los asuntos tratados en el Consejo de Gobierno

El Consejo de Gobierno aprobaba en el día de ayer la modificación del decreto que regula la jornada, horario, vacaciones, permisos y licencias del personal funcionario de la Administración regional. La vicepresidenta de la Junta, Rosa Valdeón, informaba que con esta modificación se devuelven las libranzas y permisos a los trabajadores de la administración y recuperar, de esta manera, las condiciones, previas a la crisis.

Así, se fijan en 22 los días hábiles de vacaciones y se recuperan los días adicionales según el tiempo trabajado. Es decir, con quince años se tendrá derecho a veintitrés días; con veinte, a veinticuatro días; veinticinco días hábiles por veinticinco años trabajados y veintiséis para los de treinta o más años.

Por otro lado, la modificación afecta a la normativa actual sobre los días por asuntos particulares. De esta manera, se recuperan los seis días y su disfrute se podrá realizar a lo largo del año natural y hasta el 31 de enero del año siguiente. También se se recupera el incremento de días por antigüedad estableciéndose en dos días adicionales al cumplir 18 años de servicio y un día adicional por cada tres años cumplido a partir de los 24 años de servicio.

A ello se suma la modificación hecha también y que afecta al personal sanitario y que supondrán días adicionales de servicio por diversos motivos, en sintonía con la nueva legislación y con el acuerdo marco de octubre de 2015. Un acuerdo que supondrá un coste para Sacyl de 16 millones de euros durante los próximos dos años, y de 12 millones a partir del año 2018.

Además, el Gobierno autonómico ha regulado el procedimiento para el ejercicio del derecho de acceso a la información pública que tienen todos los ciudadanos. De esta forma se fijan los ámbitos de aplicación, el contenido, los órganos competentes, los plazos y las vías para el correcto desarrollo del proceso.

También Valdeón informó de la puesta en marcha de un seguro de responsabilidad de la Junta para blindar a los ganaderos de los ataques de lobos y otras especies. Por un valor de 1,1 millones de euros se quiere paliar los daños y perjuicios causados por el cánido ibérico al Sur del río Duero, por el oso pardo en toda su área de distribución y por la avutarda en la Reserva Natural de las Lagunas de Villafáfila, además de por las especies cinegéticas en reservas autonómicas, cotos y zonas de caza controlada y terrenos vedades propiedad de la Junta que ya estaban asegurados.

Entre otros acuerdos tratados se encuentra la aprobación de subvenciones a disntinas entidades en materia de protección civil; una subvención de 39.000 euros a varios ayuntamientos del Camino de Santiago y del Consejo Comarcal del Bierzo; la designación de nuevos miembros del grupo de expertos del Consejo Económico y Social; 3,3 millones para energía eléctrica y suturas en el Complejo Asitencial Universitario de Salamanca o 2,2 millones de euros a acciones de asesoramiento e información en materia de prevención de riesgos laborales.

Conflicto en Lauki

El anuncio del cierre de la empresa láctea Lauki y sus repercusiones también fue analizado por la vicepresidenta y consejera de Empleo, quien indicó que el Gobierno regional está trabajando en «silencio» con los trabajadores con el objeto de buscar una salida idónea y satisfactoria a la situación. Valdeón confirmó que existe una empresa interesada en la compra de la fábrica, aunque no quiso desvelar el nombre (asegurando que ni ella misma lo conocía) y que en los próximos días el presidente Juan Vicente Herrera recibirá al comité de empresa, aunque aseguró que las conversaciones entre miembros del Ejecutivo regional y empleados de Lauki es constante. «El problema es que Lactalis no quiere vender», arguyó.