La Junta plantea reducir el profesorado en 398 plazas durante el próximo curso

Los sindicatos tachan de «destructivo» e «inaceptable» este planteamiento

La reducción del profesorado afectaría en buena medida a maestros en institutos de Educación Secundaria
La reducción del profesorado afectaría en buena medida a maestros en institutos de Educación Secundaria

La Consejería de Educación plantea la reducción de 398 plazas en las plantillas docentes para el próximo curso 2013-2014, tal y como recoge la propuesta efectuada a las organizaciones sindicales durante el proceso de negociación de plantillas para el próximo curso escolar, a lo que hay que añadir, según las mismas, la no contratación este año de cerca de 800 profesores. Desde la Junta se advierte que no se trata de despidos de profesores, sino de una readecuación de las plazas, con lo que los profesionales tendrán que ser trasladados de destino.

En primer lugar, la Junta suprimirá 99 plazas de maestros en institutos de Educación Secundaria y hará lo propio con otras 145 fruto de la supresión de unidades, al margen de que eliminará otras 180 en Enseñanzas Medias.

La diferencia entre las plazas que se crean y las que se suprimen hace un total de 398 profesores menos para el próximo curso escolar, algo que tacharon los sindicatos de «intolerable» y de «destructiva» propuesta.

Según las fuerzas sindicales, de materializarse esta propuesta se profundizará en una política de recortes y de desmantelamiento de los servicios públicos y mermará la calidad de la enseñanza. Por ello, sostienen que «seguirán luchando para no retroceder más, para mantener el empleo y evitar las supresiones de plantillas», al tiempo que subrayan que «no colaborarán en acuerdos que supongan la destrucción de empleo», según las cinco organizaciones sindicales con representación en la Mesa Sectorial de Educación.

«Estos son los más duros y restrictivos de los últimos años y pueden suponer la amortización de un gran número de puestos de trabajo, lo que dificultaría el concurso de traslados y, sobre todo, un funcionamiento adecuado de los centros docentes públicos».

Por ello, las organizaciones sindicales representadas en la Mesa Sectorial reclaman una aplicación «más flexible» de estos criterios y se oponen a esta propuesta, pues entiende que «lesionan gravemente los intereses y derechos de los trabajadores».

«No podemos permitir otro ataque más a la Enseñanza Pública, una enseñanza que, en una sociedad democrática, debería ser cuidada, incluso mimada. Sin embargo, con la puesta en marcha de continuas medidas de recorte y con criterios que se aproximan más a la privatización».