La Unesco decide si León es la cuna del Parlamentarismo

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Ocho siglos después de que el Rey Alfonso IX convocara Cortes en el Reino de León en 1188, en las que participó por primera vez el pueblo, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) decide en estos días si la documentación que acredita tal encuentro, y que sitúa a la capital leonesa como cuna del Parlamentarismo, merece ser declarada «Memoria de la Humanidad», informa EFE.

Será el director general de Bellas Artes, Jesús Prieto, el que se encargue de defender el asunto ante el Comité del Programa Memoria del Mundo de la Unesco, que se reúne en Corea del 18 al 21 de junio, para analizar las 84 candidaturas que aspiran en todo el globo a ser inscritas en el Registro Memoria del Mundo, tres españolas.

Una de ella son «Los 'Decreta' de León de 1188», el testimonio documental más antiguo del sistema parlamentario europeo.

Estas cortes leonesas se consideran el germen del parlamentarismo moderno y «se adelantaron» en 27 años a las que se celebraron en Westminster, en Inglaterra, que tradicionalmente se han considerado como el origen de las primeras democráticas modernas, explica Alfredo Prada, diputado del PP.

Alfonso IX convocó a los nobles y al clero a unas Cortes en el claustro del Monasterio de San Isidoro de León, pero también a representantes del pueblo llano; se supone que para tenerles contentos, en un contexto de luchas dinásticas. Esto supuso «un hito en la historia de la democracia mundial», agrega.

La documentación que acredita la celebración de estas Cortes de 1188 «no es muy extensa, porque no hay que olvidar que León estuvo invadida por las tropas napoleónicas», pero «sí la suficiente» para demostrar que el antiguo Reino de León fue la cuna del parlamentarismo moderno.

La iniciativa «cuenta con el apoyo incondicional» del propio ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, añade el diputado, que esta semana se ha reunido con él para hablar de esta iniciativa. Ya en 1940, el historiador Julio González hizo un estudio de mil páginas sobre el Rey Alfonso IX en el que se refirió a las Cortes de León como «Constitución», que después defendió Claudio Sánchez Albornoz.