La Universidad de Salamanca homenajea a Muñoz-Torreno, el rector que impulsó el constitucionalismo

El consejero de Educación, Fernando Rey, afirma que se trata de «un liberal en el sentido ético de la palabra»

Marcelino Oreja, Fernando Rey, Ricardo Rivero, Guillermo Fernández Vara,  Ana Belén Valls Muñoz y Enrique Cabero, presiden el acto de homenaje a Diego Muñoz-Torreno, en la Universidad de Valladolid
Marcelino Oreja, Fernando Rey, Ricardo Rivero, Guillermo Fernández Vara, Ana Belén Valls Muñoz y Enrique Cabero, presiden el acto de homenaje a Diego Muñoz-Torreno, en la Universidad de Valladolid

La Universidad de Salamanca (USAL) rindió homenaje a Diego Muñoz-Torrero, exrector de la institución, uno de los padres del constitucionalismo español y de cuya muerte se cumplen 189 años. En el acto, con motivo de las conmemoraciones del VIII Centenario del Estudio salmantino y del 40 Aniversario de la Carta Magna, participaron el rector de la USAL, Ricardo Rivero; el consejero de Educación, Fernando Rey; el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara; y la alcaldesa de Cabeza del Buey y presidenta de la Fundación Diego Muñoz-Torrero, Ana Belén Valls Muñoz.

Y sirvió para completar al celebrado, el pasado mes de marzo, en la localidad natal -Cabeza del Buey (Badajoz)-, del primer gran defensor de valores como la soberanía popular, la separación de poderes o las libertades de prensa e imprenta.

Ricardo Rivero alabó la figura del homenajeado porque «permitió una sociedad como la que hoy se puede disfrutar» y lo calificó como «un liberal que no estaba en ningún extremo», que creía «en la soberanía popular y en las libertades».

En la misma línea, Fernando Rey reconoció que que este acto es de un «profundísimo significado» por reivindicar la figura de un «liberal en el sentido ético de la palabra» y añadió que recordar a Diego Muñoz-Torrero hace que se piense en la «necesidad de pensar en la sociedad política del futuro», informa Efe.

El presidente de Extremadura destacó de uno de los padres de la Constitución española que fue «el primero que habló en unas Cortes de la libertad de prensa y de la libertad de poderes, algo que hoy ya forma parte de la cultura política actual y entonces supuso una gran novedad».

Además aprovechó las bondades de ese exrector salmantino para lamentar que en la actualidad «la gente no se sienta a hablar», con una sociedad donde «lo sencillo se ha complicado» y que está formada «de individuos y no de ciudadanos».

Por último, la alcaldesa de Cabeza del Buey realizó una semblanza de su ciudadano más ilustre, recordando su «defensa de los valores humanistas y democráticos», lanzando «nuevas ideas y programas rompedores para la época». Valls Muñoz también intercambió con el rector una copia de la bandera nacional utilizada en las Cortes de Cádiz en 1820.