Las listas de espera se redujeron en 4.151 pacientes en el último año

A pesar de ello, al menos 29.061 castellanos y leoneses continúan pendientes de que se les llame para ser intervenidos

El consejero Antonio María Sáez Aguado, junto a responsables de la Consejería, presenta los resultados de Perycles
El consejero Antonio María Sáez Aguado, junto a responsables de la Consejería, presenta los resultados de Perycles

A pesar de ello, al menos 29.061 castellanos y leoneses continúan pendientes de que se les llame para ser intervenidos.

Las listas de espera para intervenciones quirúrgicas se redujeron en 4.151 pacientes en el primer año de implantación del plan para atajar demoras, Perycles.

A pesar de ello, al menos 29.061 castellanos y leoneses continúan pendientes de que se les llame para ser intervenidos.

Así lo destacó el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, quien dio a conocer los datos de listas de espera a fecha de 31 de marzo de 2017, cuando el proyecto cumplió su primer aniversario.

Se mostró optimista respecto al cumplimiento de los objetivos y de cerrar este año con 25.500 personas en espera y con 71 días de demora, trece menos que en la actualidad (84).

El consejero sostuvo que con este ritmo de reducción de las listas, un 12,5 por ciento anual, en los cuatro años de vigencia del plan, hasta el 2019, se podría bajar la lista hasta un 50 por cienrto, frente al 32 por ciento previsto como objetivo inicial.

Por otra parte, resaltó que a cierre del mes de marzo no había ningún paciente incluido en Prioridad 1 que llevara esperando para ser intervenido más de 30 días, es decir, la totalidad de los pacientes cuyos casos clínicos se consideran como prioritarios, son operados en plazo.

El tiempo medio de espera para operar estos casos graves fue a lo largo de este primer trimestre del año de diez días. Además, solo en estos tres meses se realizaron en los hospitales de Castilla y León 3.853 intervenciones quirúrgicas de estos casos.

En el caso de los pacientes en Prioridad 2, es decir, aquellos cuya situación clínica o social admite una demora relativa, el 72,9 por ciento fueron intervenidos en un plazo inferior a 90 días, mientras que el 89 por ciento de los pacientes cuyos casos fueron catalogados como Prioridad 3 (su patología admite demora del tratamiento, ya que no produce secuelas) fueron operados en menos de siete meses.

Por hospitales, aunque el plan ha funcionado en la mayoría de los catorce que hay en la Región de titularidad público, se ha notado más en los más pequeños, que no son referencia para intervenciones más largas o especializadas, teniendo seis de ellos una demora inferior a 50 días.