Las organizaciones agrarias piden a las Cortes una Ley de Caza que proteja y fije población

Silvia Clemente se compromete a estudiar posibles soluciones ante el aumento de los ataques de lobo

La presidenta de las Cortes, Silvia Clemente y varios procuradores, mantiene una reunión de trabajo con los representantes de las organizaciones agrarias y de la Federación de Caza de Castilla y León
La presidenta de las Cortes, Silvia Clemente y varios procuradores, mantiene una reunión de trabajo con los representantes de las organizaciones agrarias y de la Federación de Caza de Castilla y León

Las organizaciones agrarias de Castilla y León y la Federación de Caza pidieron a todos los grupos con representación en las Cortes autonómicas la tramitación de una Ley de Caza que proteja a los ganaderos de especies como el lobo o el jabalí y ayude, de esta manera a fijar población en el medio rural.

La presidenta del Parlamento, Silvia Clemente, junto con los portavoces parlamentarios recogieron estas demandas y se comprometieron a estudiar posibles soluciones ante el aumento de las agresiones en el sector ganadero regional.

«Castilla y León no puede ser una reserva del lobo en Europa», lamentó el presidente de Asaja, Donaciano Dujo, quien explicó que al año más de 4.000 cabezas de ganado mueren por ataques de lobos, un depredador que solamente en la Comunidad supera en número a los ejemplares de «toda España y de muchas zonas de la Unión Europea».

Unos mismos argumentos que esgrimió el presidente de la alianza Upa-Coag, Aurelio González, para quien lo más importante es regular de alguna manera a estas especies «dañinas» no solo para los ganaderos, sino también para el medio rural, por lo que instó a los grupos parlamentarios a presentar alguna medida vía ley o proposición no de ley.

Para González, además del problema de los ataques de lobos hay que sumar la «auténtica plaga» de jabalíes que hay en Castilla y León que está provocando numerosos quebraderos de cabeza a los agricultores y ganaderos, por lo que también demandó que se considere a este aumento de cabezas de jabalíes como una epidemia.

El representante de Upa-Coag detalló que son tres los problemas principales que causa el «aumento descontrolado» de los jabalíes como son los daños que causa en los cultivos; la peligrosidad de contagio de la peste porcina africana que se está extendiendo por Europa; y, finalmente, los problemas de seguridad vial que causa al invadir carreteras «a veces con consecuencias muy fatales».

Por su parte, Jesús Muñoz, de la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL), concretó que únicamente en la provincia de Ávila se producen un total de cinco ataques diarios de lobos a cabezas de ganado y, aunque las ayudas «si que llegan hoy más pronto que antes», estas son «totalmente insuficientes» y no cubren la totalidad de la pérdida que genera el lobo.

En el primer trimestre de este año se produjeron 1.486 ataques de lobo en la zona del Sur del Duero de la Comunidad frente a los 1.021 del mismo periodo contabilizados el pasado año.