Los socialistas dispuestos a negociar la ordenación territorial de la Región

De Santiago-Juárez ve positiva la aptitud de López y confía en llegar a un acuerdo

El presidente Herrera conversa con el portavoz del PSOE en las Cortes, Óscar López, en el último pleno
El presidente Herrera conversa con el portavoz del PSOE en las Cortes, Óscar López, en el último pleno

Madrid/valladolid- En situaciones complicadas dicen que la unión hace la fuerza. Eso parece que lo están entendiendo los socialistas de Castilla y León y ahora quieren arrimar el hombro de verdad para consensuar el mejor modelo territorial para nuestra Comunidad. El portavoz del PSOE en las Cortes regionales, Óscar López, se mostró dispuesto, en el desayuno informativo celebrado en el Fórum Europa de Madrid, a sentarse a negociar el modelo.

Asimismo, quiso dejar claro que las posturas en un principio «están bastante distantes» y que la reforma llega en un momento «malo», con «recortes en Sanidad y Educación», y con una reforma de la ley de bases de régimen local «horrible» y que han pedido al Gobierno de Marino Rajoy que retire y «comience de cero».

Óscar López garantizó que los socialistas «discutirán, negociarán y debatirán», el modelo autonómico, que ya se encuentra en el Parlamento regional, ya que «nunca se han negado a sentarse a negociar».

Asunto de Comunidad

Tras conocer esta noticia y en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, el consejero de la Presidencia y portavoz de la Junta, José Antonio de Santiago-Juárez, valoró de forma «muy positiva» la actitud del PSOE. En este sentido, indicó que «es muy necesario» que «todos» aborden este proyecto con el «ánimo de alcanzar acuerdos», ya que se trata de un «asunto de Comunidad» que exige «consenso».

Sobre las diferencias existentes, De Santiago-Juárez confió en el diálogo para «limarlas», ya que el estado democrático «es eso, diálogo y negociación».

El portavoz del Gobierno Herrera además afirmó que el modelo de ordenación del territorio de Castilla y León «no puede modificarse cada cuatro o cinco años», ya que «persigue facilitarle la vida a los castellanos y leoneses» sobre todo a los que residen en el medio rural y consolidar los servicios públicos esenciales, y para ello es necesario que todas las partes formen parte de él.

Por este motivo, José Antonio de Santiago-Juárez se mostró confiado de que el debate en el Parlamento autonómico enriquecerá el documento.

Cambio político

Por otra parte, Óscar López destacó que el próximo mes de julio se cumplen 30 años del primer y único Gobierno socialista que ha tenido nuestra Comunidad, el de Demetrio Madrid, al que puso como ejemplo de «moral política». Al respecto, declaró que ahora su «máxima ilusión» es «ver un cambio político en Castilla y León», un objetivo para el que ha comprometido todo su esfuerzo. «Tenemos una buena oportunidad», añadió.

Sin embargo, no quiso pronunciarse acerca de quién deberá ser el próximo candidato, si él mismo, el actual secretario regional, Julio Villarrubia, o un tercero. Respecto al candidato no hay nada dicho, está todo abierto y queda mucho tiempo», subrayó.

Nuevamente se vio obligado a referirse al caso Ponferrada en respuesta a una pregunta de los asistentes. Trasladó la situación a una empresa: «Si un trabajador mete la pata, pide perdón y resuelve el problema, no lo echen; si mete la mano en la caja, sí». López zanjó el tema asegurando que dio explicaciones ante los periodistas, ante su partido y ante los parlamentarios.