Los sumilleres eligen otros cinco vinos de Castilla y León entre los mejores de España

Dos tintos de la D.O. Ribera de Duero, otros dos de Toro, y un rosado de Cigales

Cuarenta sumilleres de Madrid y las dos castillas participaron en la tercera semifinal del Concurso «Nariz de Oro»
Cuarenta sumilleres de Madrid y las dos castillas participaron en la tercera semifinal del Concurso «Nariz de Oro»

Suma y sigue. Los vinos de Castilla y León siguen acaparando reconocimientos allá donde están presentes y se prueban, tanto en España como en el extranjero. Aunque esta vez son los propios profesionales de este mundo, los sumilleres, los que se han decantado por cinco caldos de tres denominaciones de origen de nuestra Comunidad entre los mejores de España en distintas categorías. Y lo han hecho en una cata a ciegas, dentro de la tercera de las semifinales del prestigioso Concurso «Nariz de Oro», que premia cada año al mejor vino de España, pero también al sumiller que es capaz de distinguir un vino en una copa negra sólo con su olfato.

Los cuarenta sumilleres participantes en esta semifinal, procedentes de las comunidades autónomas de Madrid y las dos castillas, eligieron dos vinos de la Ribera de Duero, otros dos de Toro, y un rosado de Cigales de entre los cuarenta caldos que degustaron. En concreto, el Protos Roble 2011 de la octogenaria bodega peñafielense, y El Primer Paso 2010, de la bodega Dominio del Bendito, de la D.O. Toro, en la modalidad de tintos con menos de nueve meses en barrica. El Gran Bajoz Viñas Viejas 2010, de Félix Solís, también de Toro, y el Don Miguel Comenge 2009, de las Bodegas Comenge situadas en la localidad vallisoletana de Curiel de Duero, obtuvieron también el beneplácito de los sumilleres en la categoría de tintos con más de nueve meses en barrica, así como el clarete de Carradueñas 2012, de Concejo, en la D.O. Cigales, en la categoría de vinos rosados.

Caldos que competirán del 14 al 15 de junio en Madrid por ser el mejor vino de España en su modalidad. Al igual que el Montespina Verdejo 2012, de Avelino Vegas, y el Aura Verdejo 2011, ambos de la D.O. Rueda, en la categoría de blancos; el Tarsus Roble 2011, de esta bodega ribereña, en tintos de menos de nueve meses en barrica; y el Hiriart Crianza 2009, de Bodegas Hiriart, de la D.O. Cigales, en la modalidad de tintos de más de nueve meses en barrica, que ya obtuvieron el pase a esta final anteriormente.

La presencia de Castilla y León en la gran final del Concurso «Nariz de Oro» se completa con cinco sumilleres: Miguel Ángel Calvo de Colegio Fonseca, de Salamanca; José Ignacio Resa, de La Galería, Javier Cano de San Lorenzo, ambos de Burgos, y Félix Marina de Dimapu, de Aranda de Duero; y Conrado López de Mesón Conrado, de Torrecilla del Pinar, en Segovia.

Nuestros vinos, al alza

Los vinos de Castilla y León están de moda. Nueve denominaciones de origen contemplan a esta región, cuyas ventas de vino han crecido un 8,6 por ciento en 2012 hasta las cerca de 83 millones de botellas. Lo que significa que una de cada cinco de las que se venden en España son de esta Comunidad, con especial hincapié en el canal de la alimentación y la restauración, que crecen pese a la crisis. Ventas que, además, aumentan un 20 por ciento en el exterior hasta los 121 millones de euros. Y tres de cada cuatro vinos (75 por ciento) que se exportan, son de alguna denominación de origen, por el 40 por ciento de media en el conjunto de España. Lo que demuestra la apuesta de Castilla y León por la calidad, una región con 575 bodegas y 16.000 viticultores que mueven 480 millones de euros al año.