Miles de vallisoletanos abarrotan las calles y la Catedral en la fiesta del Corpus

Nada menos que veinte cofradías participaron en este día de fiesta cristiana

El cardenal arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, preside la misa en el día de la Solemnidad del Corpus Christi en la Catedral de la ciudad
El cardenal arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, preside la misa en el día de la Solemnidad del Corpus Christi en la Catedral de la ciudad

Miles de vallisoletanos abarrotaron las calles de la ciudad y llenaron la Catedral en la fiesta del Corpus Christi. A pesar del intenso calor, todas las familias realizaron el recorrido con el Santísimo Sacramento. Nada menos que veinte cofradías participaron, cada una con su correspondiente altar, en el camino que atravesó la Plaza Mayor, y las calles Pasión y María de Molina para terminar llegando al punto de inicio por Regalado.

Antes de la plática del cardenal arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, fue el turno de la misa en la Catedral. Un acto que destacó por su sencillez y solemnidad. En el mismo, recordó que la celebración del Corpus tenía su base en el amor fraterno. «¿Sabéis lo que es la exclusión?», preguntó Blázquez a los cientos de niños que se encontraban en la misa para realizar la primera comunión. «La exclusión es ignorar al que sufre, pasar del que tiene necesidades, del que está sólo», añadió, para señalar a continuación: «frente a esa actitud anticristiana, está la caridad».

Al mismo tiempo que monseñor Blázquez celebraba el oficio, las veinte cofradías participantes engalanaban sus altares en las diferentes calles de la ciudad. De esta forma, todas las familias y las personas participantes, se encontraron un improvisado museo. La Semana Santa se revivió por un día en Valladolid, en la novena semana transcurrida desde el Domingo de Resurrección. De esta forma el paso de la Sagrada Cena partió desde la Catedral hasta la Plaza Mayor, al ritmo de cornetas y tambores. Volvieron a desfilar hasta el ayuntamiento donde todas las personas se detuvieron para escuchar las palabras de Blázquez.

En ellas, invitó a todos los presentes a vivir la religión con pasión y fervor, antes de trasladar el Santísimo Sacramento desde el pequeño altar que e hallaba plantado a la puerta del Consistorio. Tras esto, continuó la marcha, ya con alguna nube en el cielo, en un recorrido plagado de las ramas de romero ante todos los altares, junto al clásico incienso. Finalmente, se llegó a la Catedral de nuevo en una procesión cargada de devoción e ilusión.

Hasta el próximo 13 de junio, día que finalizan las actividades, se sucederán una gran cantidad de actos. Varios serán los arzobispos que hablarán de aspectos relacionados con la vida eclesial, particularmente en torno a la vida consagrada. Entre ellos, además del vallisoletano, se encuentran Jesús Sanz Montes, de Oviedo, y Francisco González, de Pamplona.

Asimismo, para el próximo 12 de junio, está prevista la Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús y acogida del bastón- reliquia de Santa Teresa en la Diócesis de Valladolid. Ese mismo día, a las 19,30 se celebrará una nueva misa presidida por Ricardo Blázquez, y finalizarán los actos el sábado, con una eucaristía y acto de consagración al Inmaculado Corazón de María, presidido por Julio Alberto de Pablos, director del Centro de Espiritualidad de Valladolid.