Pacto definitivo entre PP y Ciudadanos para gobernar en Castilla y León

Alfonso Fernández Mañueco será el presidente de la Junta y Francisco Igea su vicepresidente

Los candidatos del Partido Popular y de Ciudadanos, Alfonso Fernández Mañueco y Francisco Igea, tras suscribir el acuerdo programático
Los candidatos del Partido Popular y de Ciudadanos, Alfonso Fernández Mañueco y Francisco Igea, tras suscribir el acuerdo programático

El tan esperado acuerdo por la ciudadanía para avanzar en una nueva legislatura ya está aquí. El Partido Popular y Ciudadanos han alcanzado un acuerdo para Gobernar en Castilla y León.

Los líderes de ambas formaciones, Alfonso Fernández Mañueco, del PP; y Francisco Igea, de Cs, han anunciado, por separado, en la sede de las Cortes regionales el pacto acordado, tras unas intensas negociaciones. Se culmina así el proceso previsto en el acuerdo de programa formalizado el pasado día 21 de junio entre los equipos negociadores del PP y la formación «naranja».

El pacto se formalizará la próxima semana y determinará el inicio del procedimiento de investidura del popular Alfonso Fernández Mañueco como presidente de la Junta de Castilla y León y la posterior constitución del nuevo Ejecutivo regional.

En un principio, el Partido Popular, además de la presidencia, gestionará seis consejerías, las de Economía y Hacienda, Fomento y Medio Ambiente, Agricultura, Educación, Presidencia y Familia e Igualdad de Oportunidades.

Por su parte, Igea será vicepresidente y portavoz del Ejecutivo y, su partido, tendrá las consejerías de Sanidad, Transparencia y Regeneración, Industria y Empleo y Cultura y Turismo.

Fernández Mañueco se mostró satisfecho con el acuerdo, ya que permitirá poner en marcha una Junta «conjunto, de colaboración, integración y esfuerzos» que piense en todo momento en los castellanos y leoneses y en sus «aspiraciones».

Una vez cerrado el pacto definitivo, será momento de rubricar los compromisos adquiridos para centrarse en el debate, la investidura y la posterior toma de posesión. «A partir de ahí se hablará de nombres», reiteró el candidato popular.

Asimismo, insistió en que después de haber alcanzado este acuerdo, tras una negociación «intensa, dura en ocasiones» y en la que se han antepuesto los intereses de nuestra Comunidad sobre los de las personas o grupos políticos, Castilla y León dispondrá de una Junta «para las personas» y que, como tal, dará respuesta «de manera conjunta» a los «retos» que hay por delante. Sobre la próxima investidura, Fernández Mañueco aseguró estar «preparado» y consciente de la responsabilidad que tiene por delante.

Además, reiteró que este gobierno será «el que quieren las personas de Castilla y León», es decir, un Ejecutivo «moderado, centrado en los vecinos de esta tierra» y que afronte los retos de futuro, que pasan pro el empleo, las oportunidades para los jóvenes, el mantenimiento de la calidad de los servicios públicos o el compromiso con los pueblos.

En la misma línea, Francisco Igea afirmó que con esta medida ellos dan respuesta a lo que siempre «hemos defendido durante la campaña, que es la igualdad entre todos los españoles, y en contra del Sanchismo, que apuesta por el triunfo de los separatistas, de los que no creen en la unidad».

También aseguró que «hoy es un buen día para Castilla y León, porque vamos a tener un gobierno y hemos trabajado durante semanas para alcanzar un acuerdo que nos asegure que todas las medidas de cambio y de regeneración van a cumplirse».

Por último, el líder de la formación «naranja» se refirió a la oferta que le traslado ayer el secretario regional del PSOE, Luis Tudanca, sobre la que señaló que «llega tarde» y «demuestra que no nos conocen si lo que nos ofrecen son cargos».