«Pingüinos» acaba con más de 36.000 asistentes tras unas jornadas de éxito

Miles de aficionados despidieron ayer, en Puente Duero, la 33 edición de «Pingüinos»
Miles de aficionados despidieron ayer, en Puente Duero, la 33 edición de «Pingüinos»

La concentración invernal «Pingüinos», que concluyó con un 15 por ciento más de amantes de las motos procedentes de otros países, concluyó con casi 27.500 inscritos y más de 36.000 participantes, cifra superior a la de la pasada edición.

La cita ha tenido cierto toque de nostalgia, al tratarse, en principio, de la última ocasión en que se desarrolle en Puente Duero, localidad perteneciente a Valladolid, tras haber denunciado los ecologistas daños al entorno.

Una circunstancia que, aseguró el alcalde de la capital del Pisuerga, Javier León de la Riva, intentarán evitar desde el Consistorio, apurando todos los resquicios legales, para de esta manera poder regresar a la actual campa, punto tradicional de encuentro.

No obstante, garantizó que «si no es posible, garantizo que habrá una nueva edición de ''Pingüinos'' no muy lejos de aquí». De hecho, el edil aseguró que la ubicación alternativa sería una zona arbolada de las antiguas pistas de hípica de Caballería.

El cierre de la 33 edición, ya con una presencia menor de ''amantes de las dos ruedas'' se desarrolló con la tradicional entrega de premios. Los expilotos Alex Crivillé y Carlos Checa recibieron el aplauso de los aficionados y las distinciones «Pinguino de Oro a la Leyenda», en el caso del primero, y un reconocimiento a una exitosa trayectoria, en el del segundo.

El premio honorífico, que ha recibido el hospital nacional de parapléjicos de Toledo, lo ha recogido el consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, José Ignacio Echániz. Y es que, el 34 por ciento de los pacientes que ingresan ese centro hospitalario acuden tras haber sufrido accidentes de moto. Asimismo, el motociclista, fotógrafo y escritor Gustavo Cuervo y la Unidad de Seguridad Vial de la Comisión Europea han contado con premios honoríficos.

El presidente del club organizador Turismoto, Mariano Parellada, destacó la presencia de aficionados extranjeros. Por ello, el cierre de la concentración ha consistido en un reconocimiento también al esfuerzo de los que han acudido desde más lejos, en esta ocasión Masato Namekawa, desde la capital de Japón.

«Pingüinos» mezcla cada año a moteros de distintas edades y la organización ha querido premiar al visitante más mayor, Elías Manzanares, de 76 años, que ha llegado a Valladolid desde la localidad madrileña de Arganda del Rey, informa Efe.