Respaldo a los pueblos de Valladolid para que puedan crecer y prestar sus servicios

El presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero
El presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero

Dar estabilidad y tranquilidad a los ayuntamientos y provocar un revulsivo para el empleo. Estos son los tres ejes sobre los que pivotarán los Planes Provinciales de Cooperación de la Diputación de Valladolid, que preside Jesús Julio Carnero, y que inyectará en los dos próximos ejercicios 19 millones de euros a través de esa línea inversora, así como otros dos más para el mantenimiento de servicios en 2014, y otros 275.000 euros para propiciar la eficiencia y el ahorro energético. A ello se añaden 300.000 euros, que se dirigirán a dotar a los edificios municipales de medidas de seguridad y evacuación.

Carnero argumentó que, con estas partidas, los ayuntamientos «sabrán a qué atenderse y cómo y de qué manera disponer de sus recursos», lo que aportará tranquilidad a esas instituciones, que contarán con respaldo financiero. Mientras tanto, se fijará un «marco estable para la financiación de los próximos ejercicios» y se propiciará un impulso al empleo en la provincia. Al respecto, recordó que el 90 por ciento de las adjudicaciones que parten de los planes, corresponden a pequeñas compañías locales, lo que servirá para fortalecer el sector empresarial.

Inyección económica clave

Los planes, remarcó, «son el principal instrumento de cooperación con los municipios», para mejorar sus condiciones de vida y promover la modernización de los pueblos, a partir de la realización de obras esenciales. Pero, esta convocatoria contempla importantes novedades, como un incremento de los módulos económicos a entidades locales menores -que pasarán a 9.000 euros anuales, un 50 por ciento más que en la actualidad- y núcleos separados -un 66 por ciento más, hasta 5.000 euros-, mientras que los municipios continuarán con un módulo de inversión establecido en 12.000 euros al año, a lo que se suman, asimismo, 37 euros por habitante.

En cuanto a módulos referidos al gasto corriente para mantener servicios, seguirán igual. De modo que, municipios con menos de 300 habitantes recibirán 3.000 euros; los de más población, una cantidad equivalente a diez euros por habitante; las entidades locales, 2.000; y los núcleos separados, 1.500.

Otra novedad prevista en esta convocatoria, que recibirá solicitudes hasta el próximo 31 de enero, es la referida a los importes resultantes de bajas en la contratación, en la parte que afecte a la Diputación, que se pondrán a disposición de las corporaciones locales correspondientes, para su reinversión en obras o equipamientos, con una aportación local del 25 por ciento.