Política

Sánchez asegura que Castilla y León «es la tierra del cambio»

El presidente del Gobierno apuesta por generar oportunidades en «la mal llamada España vacía» con empleos de calidad

El presidente del gobierno, Pedro Sánchez junto al candidato a la Junta de Castilla y León, Luis Tudanca, y al del Ayuntamiento de Salamanca, José Luis Mateos, saludan a simpatizantes y afiliados
El presidente del gobierno, Pedro Sánchez junto al candidato a la Junta de Castilla y León, Luis Tudanca, y al del Ayuntamiento de Salamanca, José Luis Mateos, saludan a simpatizantes y afiliados

«Castilla y León es la tierra del cambio». Son palabras del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien confió en la «ilusión y esperanza» que dictan las encuestas, que apuestan por una victoria del PSOE en unas elecciones en las que «nos jugamos mucho con Luis Tudanca como el próximo presidente de la Junta y José Luis Mateos como el nuevo alcalde de Salamanca».

Ante un Teatro Liceo de la capital del Tormes, mencionó a la despoblación como «una de las consecuencias de estos diez años de austeridad del PP, donde se han cerrado colegios rurales y servicios públicos por falta de solidaridad y empatía a nivel nacional, autonómico y local» y frente a lo que situó las directrices de la estrategia Nacional del Reto Demográfico que se aprobarán este viernes.

«Las vamos a dar luz verde en el Consejo de Ministros para, después del 28 de abril, celebrar una Conferencia de Presidentes para crear oportunidades en esa mal llamada España vacía», concretó Sánchez, quien afirmó que el objetivo es generar «una España de la dignidad laboral con un plan de lucha contra la explotación y por un empleo digno».

Asimismo, afirmó que el debate de esta campaña «es bien sencillo» puesto que se divide entre «una España que integre y no excluya, que defienda la unión y la igualdad entre hombres y mujeres y vea la diversidad social como una fuente de riqueza, cabal, sensata y cargada de sentido común» o una España «que apuesta por la uniformización de las sociedades y que defiende la derecha y sus tres siglas».

También afirmó el secretario general socialista que su formación quiere «una España feminista» y que, para ello, pusieron «200 millones para luchar contra la violencia de género y 40 más para los Ayuntamientos de pequeños municipios por ser la primera ventana a la que se acerca una mujer víctima». Criticó entonces la «banalización en las palabras» del PP con respecto a esta «lacra al llamarla doméstica».