Se primará la experiencia en los nuevos conciertos sociales

La consejera de Familia, Isabel Blanco, anuncia la elaboración de un decreto que dará más estabilidad financiera al Tercer Sector

Isabel Blanco junto al presidente de Cermi, Juan Pérez Sánchez, y el gerente de Servicios Sociales, Carlos Raúl de Pablos
Isabel Blanco junto al presidente de Cermi, Juan Pérez Sánchez, y el gerente de Servicios Sociales, Carlos Raúl de Pablos

La Junta de Castilla y León se encuentra elaborando en nuevo decreto de Concertación Social, que estará listo en cuatro meses, y donde primará la experiencia acreditada y los criterios sociales sobre la oferta económica en los nuevos conciertos sociales, según anunció la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco.

Unas declaraciones que realizó tras mantener un encuentro con el presidente del Comité Autonómico de Entidades de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) en Castilla y León, Juan Pérez, así como miembros de la organización para presentarles el borrador.

Con ello, como dijo Blanco, «se pretende dar estabilidad financiera de las entidades vinculadas al Tercer Sector» para dar continuidad a sus servicios, al permitir al prestador de la actividad planificar sus acciones, mejorar la calidad del empleo o planificar inversiones a largo plazo.

También permitirá fomentar la innovación, debido a que el proveedor tendrá flexibilidad para realizar una adaptación constante de las necesidades y demandas de los usuarios, a través de principios de transparencia y «es una fórmula flexible y con mayor capacidad de adaptación a las necesidades».

La consejera indicó que los servicios que se pueden concertar son, entre otros, la promoción de la autonomía personal y el fomento de la vida independiente así como la inserción social de las personas con discapacidad; el apoyo a los procesos de integración dirigidos a personas en situación o riesgo de exclusión social o la promoción de la autonomía y atención a los mayores.

Lo que sí que queda excluido del ámbito de la aplicación del concierto social, la atención residencial y de centros de día para personas mayores, con discapacidad y de atención a menores, ya que cuentan con regulación propia.

Isabel Blanco destacó la colaboración que están llevando en los últimos años con Cermi, a quien definió como nuestra principal aliado y colaborador en el desarrollo de las políticas destinadas a mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad».

Su presidente, Juan Pérez, incidió que este nuevo decreto «es muy importante para nosotros» ya que nos ofrecerá más estabilidad financiera para desarrollar nuevas acciones en el futuro, y que «lo podremos hacer en mejores condiciones».

En la actualidad, hay más de 3.000 entidades que forman parte del Tercer Sector en la Comunidad y que prestan más de 5.000 servicios que complementan este sistema de responsabilidad pública.

Desde hace años la Junta mantiene con Cermi una intensa colaboración que en lo financiero se traduce en una aportación del Gobierno regional a las entidades que lo conforman de 83,3 millones de euros, algo que ha permitido el desarrollo de un modelo de mejora para la atención a las personas con discapacidad, la aprobación del Plan Estratégico de Igualdad de Oportunidades para este colectivo o el desarrollo de numerosas actuaciones en el ámbito del empleo o la dependencia.