Política

Silvia Clemente defiende ayudas europeas para empresas que se asienten en pueblos

La presidenta de las Cortes dice que éstas deben ir directamente a las provincias sin pasar por la Junta

Silvia Clemente visita la plantación de manzanos de Nufri en El Burgo de Osma con miembros del grupo de trabajo de la Calre sobre despoblación
Silvia Clemente visita la plantación de manzanos de Nufri en El Burgo de Osma con miembros del grupo de trabajo de la Calre sobre despoblación

La presidenta de las Cortes, Silvia Clemente, asegura que en el medio rural se pueden poner en marcha proyectos que permitan combatir la despoblación.

Y pone como ejemplo la plantación de manzanos de Nufri en La Rasa de la localidad soriana de El Burgo de Osma, que visitaba ayer junto a representantes del grupo de trabajo de los Parlamentos regionales europeos (Calre) que coordina sobre envejecimiento y despoblación. También destaca otras iniciativas, como el proyecto Montes de Socios para recuperar espacios forestales abandonados, que se desarrolla principalmente en nuestra Comunidad, pero también en Aragón, Asturias y Castilla-La Mancha, o el proyecto Arraigo, impulsado por emprendedores que median entre ayuntamientos del medio rural y urbanitas que tengan interés en alquilar o adquirir viviendas en pueblos de Soria y Burgos.

Por ello, Silvia Clemente reivindica que haya ayudas europeas para aquellas empresas que se asienten y apuesten por los pueblos como herramienta para tratar de repoblar la Comunidad, y defiende que estas subvenciones lleguen directamente a las provincias sin pasar por el Gobierno regional de turno.

Aún así, la presidenta del Legislativo autonómico considera que el problema de la despoblación es complicado de resolver y es necesaria la implicación de todos los gobiernos y administraciones además de una estrategia europea. «No se trata sólo de crear empleo y garantizar la calidad de los servicios que se prestan en los pueblos, que también, ya que el reto demográfico requiere de la aplicación de un conjunto de medidas que permitan a las personas decidir si quieren vivir en una ciudad o en un pueblo», señalaba ayer Silvia Clemente, quien apuesta también por apoyar los sectores y recursos endógenos de cada territorio, «por que tienen la ventaja de que no se pueden desmantelar, por estar vinculados al territorio».