Tudanca acusa al Gobierno del PP de «lastrar el tejido social»

El líder socialista se compromete a frenar los recortes de los últimos años

LUis Tudanca se reúne con miembros de la Asociación de Familias de Personas Sordas de Burgos
LUis Tudanca se reúne con miembros de la Asociación de Familias de Personas Sordas de Burgos

El secretario regional del PSOE, Luis Tudanca, acusó al Gobierno del PP de haber «lastrado el tejido social» durante estos últimos cuatro años y, por ello, se comprometió a paliar los recortes en políticas sociales, durante una visita a la asociación de familiares de personas sordas de Burgos (Aransbur). Allí, volvió a reiterar el recorte en 3.000 millones de euros desde 2011, en los presupuestos de la Junta, en lo relativo a a la dependencia, en la Sanidad y Educación públicas e, incluso, en políticas activas de empleo.

En este sentido, denunció que para 2016 se prevé «un nuevo descenso de las aportaciones del Estado al sistema de autonomía personal y atención a la dependencia y sólo un incremento en ingresos,en los copagos que van a tener que hacer las familias».

Acompañado por la secretaria provincial del PSOE y candidata al Congreso, Esther Peña, y del senador Ander Gil, Tudanca recogía las reivindicaciones de este colectivo que pasan por mejorar su calidad de vida de cara a la elaboración de su programa electoral para las próximas elecciones generales del 20 de diciembre.

Tudanca manifestó que ésta ha sido la legislatura del «desmantelamiento de la ley de autonomía personal y atención a la dependencia, donde se ha instaurado los copagos y eliminado su financiación, atendiendo cada vez a menos personas». «Hay que corregirlo, es el cuarto pilar del Estado y hay que reconstruirlo y esto se hace con dinero público, no dejándolo al albor del trabajo de asociaciones», aseveró.

Por su parte, el gerente de Aransbur, José Luis Arlanzón, manifestó que la Ley de Dependencia se ha quedado en «una herramienta que hace invisibles a muchas de las discapacidades», como es el caso de la discapacidad auditiva, donde –según explicó- «los niños que nacen sordos no llegan al grado tres de dependencia que requiere poder recibir atención mediante ayudas».

«Se quedan con la calificación de dependencia de grado 33», afirmó, y agregó que «se está haciendo casi invisible una de las discapacidades que más afectan al ser humano». A pesar de ello, consideró que se están consiguiendo «muchos logros» y que «se ha avanzado mucho». De tal manera, dijo, «que se ha llegado a una nueva generación de personas con deficiencia auditiva que ha superado muchos de los problemas históricos que tenían de relaciones y comunicación».

Sin embargo, lamentó que «todas las ayudas que requieren el cumplimiento de los derechos no se llevan a cabo, no tienen atención y se queda en agua de borrajas». En cuanto a la Ley de Lengua de Signos denunció que tampoco se está cumpliendo porque «los recursos no llegan para tener este tipo de servicios en todos los departamentos que se necesita».