Un Ejército visible en la sociedad civil y una vida más útil para los militares

Esa es la misión de la IV Subinspección, con sede en Valladolid, y que lidera el General Manuel Ángel Gorjón y

El jefe de la IV Subinspección General del Ejército de Tierra, Manuel Ángel Gorjón Recio, en su despacho
El jefe de la IV Subinspección General del Ejército de Tierra, Manuel Ángel Gorjón Recio, en su despacho

Lleva poco más de un año al frente de la IV Subinspección General del Ejército Noroeste (Suige 4) y, el General Manuel Ángel Gorjón Recio, ha dado la vuelta a muchas cosas en este poco tiempo. Entre ellas, la presencia del Ejército con toda normalidad en numerosos actos y su complicidad con la sociedad civil, a través de numerosas actividades que están facilitando que la Suige4 sea cada vez más conocida y que los castellanos y leoneses la sientan con algo suyo.

Con la calma y cordialidad que le caracterizan, el General Gorjón atiende a LA RAZÓN, en su histórico pero austero despacho del Palacio Real de Valladolid, para hablar en torno a las actividades que realiza esta Jefatura del Ejército. Su cometido principal no es otro que facilitar la vida y el funcionamiento de todas las Unidades, Centros y Organismos de la zona de responsabilidad, a través de la dirección y gestión de todas las Bases, Acuartelamientos y Establecimientos, explica el general Manuel Ángel Gorjón. Un trabajo que consiste en «coordinar, inspeccionar y controlar todas las actividades, en aspectos tan importantes como la seguridad de las bases, la prevención de riesgos laborales, el Medio Ambiente o servicios básicos como cualquier instalación de luz, agua y calefacción».

Para llevar a buen fin este tipo de iniciativas, la IV Subinspección del Ejército cuenta con 1290 personas, de las que 363 civiles. «Tenemos las plantillas suficientes para realizar nuestros cometidos», matiza el general Gorjón. «Además», añade, «utilizamos mucho la expresión de la multifunción, ya que se trata de un personal tan profesional y dedicado que cuando tenemos alguna carencia en algún puesto lo suplimos de esta forma».

Uno de sus retos al tomar posesión fue escuchar y ser más cercano en dos aspectos; en su relación con las unidades y en el contacto con la sociedad. En cuanto al primero de ellos, el General Gorjón afirma que llegó al cargo en julio y, en diciembre, ya había visitado todas las unidades, hablado con todos sus componentes para conocer por ellos mismos cualquier problema o dificultad. «Creo que el deber de cualquier mando es conocer a sus subordinados, intentar dar solución a sus reivindicaciones y mejorar sus condiciones de vida», insiste a lo largo de esta entrevista.

Difundir la cultura de Defensa

Sobre su acercamiento a la sociedad civil considera que «la gente nos tiene aprecio y valora nuestro trabajo y presencia en los actos a los que acudimos o promovemos». Para dar a conocer un poco más la labor de la Suige 4, el General Gorjón está impulsando numerosas iniciativas, tanto dentro como fuera del Palacio Real. «Otra de nuestras finalidades es difundir la cultura de la Defensa y que la gente nos conozca más y mejor», explica el general Gorjón. Para ello la Subinspección organiza exposiciones, conferencias, visitas guiadas todos los miércoles, conciertos, y «siempre estamos a disposición de todos los colectivos para llevar a cabo dentro de Palacio actividades culturales», afirma. «Tenemos la suerte de poder cuidar y disfrutar de una ‘‘joya’’ -en referencia al Palacio Real- que es Bien de Interés Cultural, y tenemos que conseguir que la gente venga y disfrute de él».

Fuera de su sede, el General Jefe de la Suige 4 señala que además de las tradicionales «Juras de Bandera», organizan «marchas por los pueblos de la provincia con el fin de tener contacto y darnos a conocer a los vecinos». «Todo este tipo de iniciativas», destaca el General Gorjón, «y manteniendo nuestros valores de austeridad, sacrificio y trabajo, estamos logrando que seamos una de las instituciones mejor valoradas por los españoles.

Por último, anuncia, que el próximo proyecto en esta línea, será la puesta en marcha de una Sala Histórica para que el visitante pueda hacer un recorrido a través de los siglos y de cuanto han sido testigo las paredes de este Palacio que ahora es sede de la Capitanía General.