Valladolid duplica en un año el número de extranjeros que llega a aprender español

Cada vez son más las familias que acogen a los estudiantes en sus viviendas

Carnero, Antolín, Marbán, Cantalapiedra, León de la Riva, Álvarez y Sierra durante la presentación del convenio
Carnero, Antolín, Marbán, Cantalapiedra, León de la Riva, Álvarez y Sierra durante la presentación del convenio

El negocio del español no está en crisis. Es más, es un sector boyante, que tiene mucho recorrido y que puede ser una de las piezas angulares para la recuperación económica, al menos en la capital vallisoletana. Y es que, el trabajo conjunto de Ayuntamiento, Diputación, Cámara, Universidades y Centros de Enseñanza está dando sus primeros beneficios.

Durante 2012, la cifra de estudiantes extranjeros que llegan hasta Valladolid se duplicaron respecto a 2011, llegando hasta los 4.500, unos números que se traduce en más de 12.000 semanas de curso contratadas, llegados de todas partes del mundo aunque con especial relevancia de Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, China, Bélgica y Holanda, según manifestaba el alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva durante la firma de un nuevo convenio para la promoción de la enseñanza del español.

La mayoría de los estudiantes ha optado por el alojamiento en familias (65%), mientras que el resto se repartió entre apartamentos, residencias universitarias, hoteles y casa de amigos. La estancia media suele llegar a las dos semanas y media, siendo más largas en invierno que durante el verano.

El 71 por ciento son mujeres, mientras que por edades, el 44 por ciento son mayores de 26 años; el 36% se encuentran entre los 25 y los 21 años, mientras que únicamente un cuatro por ciento son menores de 20 años.

Además, el 80 por ciento de ellos, aprovechan su estancia para viajar por la provincia y la comunidad autónoma.

Otro aspecto importantes es el número de familias acogedoras que están participando en el programa. La «Bolsa de familias» cuenta ya con un total de 201, siendo 116 las que se han sumado a lo largo del último año.

Convenio para 2013

El convenio firmado ayer supone el tercero de estas características entre Ayuntamiento, Diputación, Cámara de Comercio, Universidad de Valladolid y Universidad Miguel de Cervantes y la Asociación de Centros de Enseñanza del Español.

El acuerdo cuenta con una dotación de 145.000 euros, la misma que en 2012, de los que 40.000 euros son aportados, a razón de 10.000 euros cada uno por la Diputación, la Cámara y las dos universidades, mientras que la Asociación contribuye con 5.000 y el resto, 100.000 euros, la Sociedad para la Promoción del Turismo (Ayuntamiento).

Entre las actuaciones que están previstas desarrollar a lo largo del año destacan las acciones de promoción en el exterior, como la asistencia a ferias y 'workshops' con instituciones educativas; la promoción en internet a través de páginas especializadas y boletines electrónicos o la realización de misiones inversas con representantes y agentes de países emisores, así como la edición de material promocional.

También, el acuerdo recoge el apoyo a los distintos centros de aprendizaje del español de Valladolid para gestionar su acreditación ante el Instituto Cervantes y los estudiantes extranjeros a través de la Oficina de Atención a los mismos.

El año pasado se participó en las ferias más importantes del sector como Londres, Berlín, Río de Janeiro y Filadelfia. También se realizaron misiones inversas a Estados Unidos y la India.

Unos pingüinos muy rentables

La concentración motera Pingüinos 2013, que contó con la presencia de más de 25.000 moteros llegados de todas partes del mundo, sigue dando pingües beneficios para la economía vallisoletana. Según la concejal de Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Valladolid, Mercedes Cantalapiedra, la repercusión económica es de dos millones de euros directos a lo que hay que sumar el impacto mediático que la cita supone para la ciudad.