Vital Innova, la agencia de marketing digital preferida de las bodegas

Desde hace 10 años gestiona la presencia online de importantes marcas vitivinícolas y de agroalimentación

A metros de la recién peatonalizada calle Regalado de Valladolid tiene su sede Vital Innova, una agencia de estrategia digital que acaba de cumplir 10 años y que en este tiempo, se transformó en la agencia de referencia para desarrollar su presencia online para bodegas como Abadía Retuerta, Emilio Moro, Cuatro Rayas, Cepa 21, Tr3smano y otras empresas de agroalimentación como el Grupo Tejedor Lázaro, Lesaffre Ibérica o Cascajares.

Junto con el trabajo diario para ayudar a vender más en Internet a todas estas bodegas, están preparando la 3era edición del Marketing and Wine Summit, el primer evento que aúna profesionales del marketing y la comunicación con expertos en vino de toda España, que se celebrará el 25 de abril y del que ya quedan pocas entradas disponibles.

Nos reunimos con Jezabel González Diez y Emiliano Perez Ansaldi , CEO y Director de Marketing respectivamente. En un mundo que cada vez es más digital, vosotros trabajáis con muchas empresas que en principio, parecería que son bastante tradicionales.

¿Cuál es el secreto?

Emiliano: pues, lamento decir que no hay ninguno. Es cierto que son empresas que han

llegado un poco más tarde a Internet y que algunas están en medio del proceso de digitalización, pero son negocios con un potencial enorme y que necesitan una fase previa de concienciación. Y en eso creo que nos diferenciamos. Además de ser muy buenos en lo que hacemos, sabemos explicar muy bien en qué beneficia nuestra experiencia a estos negocios.

Jezabel: en muchas ocasiones nos toca «evangelizar» sobre las ventajas de ser visible y vender online pero cada vez más son las propias bodegas las que viene a preguntarnos, bien porque han decidido dar el salto o porque han llevado a cabo una estrategia de marketing digital que no les ha funcionado y quieren contar con nosotros para darle otro enfoque.

¿Para poder hacer marketing de vino hay que saber de vino?

J: Saber, o al menos te tiene que gustar. Yo soy una gran aficionada al vino. Cuando se vende vino se venden experiencias, no producto. Y para idear una buena campaña de publicidad es necesario sentir esa experiencia.

E: indudablemente. No es necesario ser sumiller, pero es obligatorio conocer los procesos y las etapas que afectan al vino y en consecuencia a su marketing en las distintas fases de descubrimiento, consideración, venta y fidelidad.

¿Ha cambiado la manera de vender vino?

E: si y no. Se podría decir mejor que ha evolucionado. Hoy, intervienen muchos más actores y canales. Al igual que antes no se entendía la venta de vino sin los distribuidores; hoy no se entiende sin tener una web propia, preferentemente con tienda online y con un perfil activo en redes sociales.

J: Antes se solía consumir el vino de la carta de los restaurantes y de los lineales de los supermercados, y no se iba mucho más allá. Ahora los consumidores han consultado antes en Internet, tienen sus propias preferencias y son exigentes: compran en tiendas especializadas ya sean físicas u online, preguntan al sumiller, y compran online para disfrutarlo en casa.

¿Cuáles son los retos más grandes a los que se enfrentan las bodegas al entrar en Internet?

J: Uno de los grandes retos a los que se puede enfrentar una bodega es que quizá sus vinos ya se estén vendiendo en Internet (Marketplaces, Amazon, etc.) y ellos no controlen ese canal. Tampoco están monitorizando los comentarios que los clientes vuelcan en las redes sociales. Cuando deciden dar el paso, descubren que ya tienen una reputación online, pero ellos no la han generado. Tienen que empezar desde cero en un mercado muy

competitivo y eso exige tiempo y dinero.

E: el primer reto es saber para qué y cómo van a estar. Hoy una página web sin un plan de marketing y venta detrás, no sirve de nada. Vivimos en un mundo donde una persona promedio recibe más de 5000 impactos publicitarios al día, por lo que si quieres destacar entre esa cantidad de empresas, tienes que ser muy creativo y tener una estrategia de marketing digital completa que incluya SEO (posicionamiento en Google), SEM (publicidad

en buscadores), email marketing, redes sociales, etc...

¿Lo mejor y lo peor de trabajar con bodegas?

E: lo mejor, que es un producto noble, con mucha historia detrás y que tiene un potencial de crecimiento inmenso tanto en España como en el mundo. Lo peor, al igual que ha ocurrido con otros sectores, es que al haber entrado más tarde a Internet, el trabajo de corrección de posicionamiento inicial es mayor.

J: lo mejor de trabajar con la bodega, como comentaba antes, es que no vendemos producto, sino experiencias. Y no sólo experiencias en torno al vino, también de la bodega, los viñedos y el entorno, puesto que cada vez toma más peso el enoturismo en nuestra región. Esto supone asumir grandes retos sobre cómo mostrar al cliente todo el universo en torno a la bodega, lo que lo convierte en un proyecto apasionante. Lo peor, muchas bodegas todavía son reacias al mundo digital, y lo ven como una amenaza en lugar de como una oportunidad.