30 años de arte en La Caixa

La colección de obras contemporáneas de la entidad alcanza las 977 piezas convertida en uno de los fondos más completos de toda Europa.

El ex presidente de La Caixa Josep Vilarasau junto al presidente de la Fundación La Caixa, Isidro Fainé, ayer, en el CaixaForum.
El ex presidente de La Caixa Josep Vilarasau junto al presidente de la Fundación La Caixa, Isidro Fainé, ayer, en el CaixaForum.

La colección de obras contemporáneas de la entidad alcanza las 977 piezas convertida en uno de los fondos más completos de toda Europa.

La colección de arte contemporáneo de «La Caixa» cumple treinta años convertida, gracias a sus 977 obras de 401 artistas de todo el mundo, en uno de los fondos privados más completos de Europa y en un «auténtico referente» en España, según comentaban ayer sus responsables. La directora general adjunta de la fundación «la Caixa», Elisa Durán; el director del área de Cultura, Ignasi Miró, y la jefa de colecciones de arte, Nimfa Bisbe, hicieron balance de estas tres décadas, durante las que se ha conformado un fondo que es «testimonio fiel» de las narrativas artísticas contemporáneas.

Piezas esenciales de Joseph Beuys, Juan Muñoz, Bruce Nauman, Antoni Tàpies, Jannis Kounellis, Luis Gordillo, Joan Hernández Pijuan, Donald Judd, Antoni Muntadas, Mike Kelley, Perejaume, Gerhard Richter, Sigmar Polke, Paul McCarthy, Roni Horn, Steve McQueen, Juan Uslé, Mona Hatoum, Cristina Iglesias, Olafur Eliasson o Dora García son referentes.

La colección «ofrece una visión amplia de las tendencias contemporáneas a partir de artistas clave y propuestas de creadores jóvenes que plantean nuevas direcciones para el arte del futuro».

La iniciativa empezó a gestarse a principios de la década de los ochenta y culminó en otoño de 1986, impulsada por el entonces director general de “la Caixa”, Josep Vilarasau. El primer comité asesor estaba formada por Evelyn Weiss, Jean Louis Froment, Joan Hernández Pijuan, Jesús Aguirre y Carlo Bertelli, mostrándose en 1987 por primera vez la colección en una exposición en el Palau Macaya de Barcelona.

La entidad, con Isidro Fainé al frente de la Fundación Bancaria «la Caixa», sigue manteniendo el espíritu fundacional de «romper la barrera que separa al público de la creación contemporánea».

El núcleo inicial de la colección fue el arte de los años ochenta, «buscándose obras singulares por su fuerza y significación» del contexto alemán de artistas como Thomas Schütte, Katharina Fritsch, Rosemarie Trockel, Gerhard Merz, Reinhard Mucha o Harald Klingelhöller, con una referencia a la generación anterior a través de obras de Joseph Beuys como la destacada «Se cuenta detrás del hueso-Espacio de dolor», de 1983.

También se ha apostado por grandes instalaciones de Anselmo Giovanni o Richard Long y del ámbito norteamericano se adquirieron trabajos de Bruce Nauman, Paul McCarthy y Mike Kelley.

Posteriormente, se adquirieron piezas de Richard Serra, Carl Andre, Robert Ryman, Donald Judd, Robert Mangold, Agnes Martin o Ilya Kabakov.

De los artistas españoles hay obras de Antoni Tàpies, el grupo El Paso, de Ràfols-Casamada y de Guinovart y también de Miquel Barceló, Juan Muñoz, Cristina Iglesias, Juan Uslé o Susana Solano.

A todos ellos se han sumado creadores como Roni Horn, Steve McQueen, Pierre Huyghe, Cornelia Parker, Marlene Dumas, Mona Hatoum, Damián Ortega, Francis Alÿs, James Coleman y Olafur Eliasson.

El alcance de las exposiciones

Además de la presencia habitual en salas de CaixaForum, la colección ha sido objeto de 150 exposiciones en España y en distintos países de Europa y América, contabilizándose en los últimos tres lustros un total de 650 préstamos. De estas exposiciones, un total de 126 han sido en España, 71 en centros propios de la entidad financiera y 55 en salas de exposiciones de museos y centros de todo el territorio. Fuera de España, se han programado 24 muestras en estos treinta años: 21 en Europa, 2 en México y 1 en China.

Según las estadísticas dadas a conocer hoy, un 54 por ciento de los artistas presentes en el fondo son internacionales, mientras que los españoles alcanzan el 46 por ciento. De las 977 obras, un 23 por ciento pertenecen a mujeres y otro 23 por ciento han sido producidas en el siglo XXI.