C’s ofrece colaboración al Govern para temas distintos al proceso soberanista

Puigdemont se entrevista con Arrimadas y constata que puede haber «itinerarios compartidos» con Ciutadans

Puigdemont abrió ayer con Arrimadas la ronda de contactos con todos los líderes parlamentarios
Puigdemont abrió ayer con Arrimadas la ronda de contactos con todos los líderes parlamentarios

Los comienzos de cualquier gobierno suelen estar cargados de buenas intenciones y de períodos de gracia por parte de la oposición. En este contexto hay que enmarcar la entrevista que ayer mantuvieron el president Carles Puigdemont y la líder de Ciutadans en Cataluña, Inés Arrimadas, en el Palau de la Generalitat durante aproximadamente una hora. Ninguna de las dos partes quiso romper la baraja de entrada, a pesar de que cuesta imaginar que Junts pel Sí y Ciutadans puedan llegar a grandes acuerdos en una legislatura presidida por la aceleración del proceso independentista.

Puigdemont y Arrimadas constataron que no existe ningún margen para entenderse en todo aquello relacionado con «la desconexión» de Cataluña del resto de España, pero no quisieron limitar su conversación a un asunto que sólo provoca discrepancias entre el Govern y la oposición. Ambos optaron por abrir canales de diálogo en otros asuntos con el propósito de explorar acuerdos en materias como las infraestructuras, la lucha contra el fraude fiscal, el combate contra el yihadismo, las medidas contra la pobreza energética y la estrategia ante el cambio climático. «Pueden existir itinerarios compartidos», afirmó la portavoz de la Generalitat, Neus Munté.

Arrimadas, por su parte, certificó el margen que existe para el entendimiento: «Hemos hablado de cuestiones concretas a las que sí podríamos dar apoyo y él ha dicho que, al margen de las discrepancias, se podrían acordar propuestas y leyes concretas». Advirtió, en todo caso, que la hoja de ruta soberanista «cierra las puertas del diálogo» en muchos aspectos relacionados con la lógica entre gobierno y oposición.

La conclusión es obvia: Puigdemont pretende, al menos de entrada, no ser el presidente de una sola parte de los catalanes y se propone incluir a la oposición de alguna manera. Durante la entrevista, el titular de la Generalitat trasladó a Arrimadas que el proceso soberanista será una prioridad del gobierno catalán, pero añadió que la atención a todo aquello relacionado con el día a día de los ciudadanos también lo será. «Queremos mantener un diálogo permanente y fluido», aseguró Munté.

La entrevista de Puigdemont con Arrimadas es la primera de una ronda que el presidente de la Generalitat piensa mantener con todos los líderes parlamentarios. Hoy por la tarde será el turno del primer secretario del PSC, Miquel Iceta, y los próximos días pasará el resto de dirigentes.