El presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona suprime el castellano del organismo

Joan Canadell solo usará el catalán en las ruedas de prensa

Joan Canadell solo usará el catalán en las ruedas de prensa

Poco más de un mes ha tardado la nueva dirección de la Cámara de Comercio de Barcelona, en manos del independentismo tras la victoria de la candidatura impulsada por la Asamblea Nacional Catalana en las elecciones de mayo y encabezada por Joan Canadell, en tomar medidas controvertidas. La primera de ellas, anunciada esta mañana y sellada en el comité ejecutivo, ha sido suprimir el uso del castellano en las ruedas de prensa.

El presidente de la institución ha eludido ya hoy -en su segunda rueda de prensa- responder en castellano, aduciendo que el reglamento interno así lo recoge. Además, Canadell, que tomó posesión del cargo hace un mes, ha argumentado que las respuestas en dos lenguas diferentes pueden “dar resultados diferentes”, por lo que ha afirmado que a partir de ahora todas sus intervenciones públicas serán solo en catalán.

La Cámara de Comercio de Barcelona se ha convertido en el último resorte que el independentismo aspira a exprimir con intensidad. En este sentido, más allá de medidas de carácter simbólico como el uso del catalán en las ruedas de prensa, la institución se ha activado también para tratar de contrarrestar toda la información que se ha generado en torno a los efectos negativos que ha tenido el “procés”. Ante ello, Canadell no ha tenido reservas para cargar de manera contundente contra los medios porque, a su juicio, han publicado “fake news” y ha presentado un estudio para desmentir que haya un deterioro de la economía catalana a raíz del mes de octubre de 2017.

El informe, titulado “Impacto económico de la inversión extranjera directa en Cataluña”, que Canadell ha reconocido que se ha planteado para rebatir todas las informaciones que han apuntado a la caída de la inversión extranjera, concluye que Cataluña lidera la inversión extranjera productiva -recibe el 22,5 por ciento de todo el Estado-, por encima de la Comunidad de Madrid -17,1 por ciento-. Si bien, son datos que se han calculado desligando el “efecto sede”, que sí demuestra que Madrid concentra mucha mayor inversión -el 68 por ciento-, mientras que Cataluña quedaría en el 13 por ciento.

“Si vamos dando noticias de que Cataluña va fatal la gente se lo acaba creyendo. Hay que explicar las cosas como son y no decir mentiras”, ha afirmado Canadell, subrayando así la importancia del informe. “Debemos hacer autocritica como sociedad porque debemos ir al tanto en como comunicamos las informaciones. Es inaceptable que se vuelva a hablar de desinversiones sin explicar el efecto sede”, ha agregado el presidente de la Cámara, abroncando a los medios. “Se ha visto que el procés no ha afectado a la economía catalana”, ha concluido e, incluso, ha asegurado que el envite secesionista ha permitido situar a Barcelona en el mapa y ha mejorado las perspectivas de inversión.

Según ha reiterado Canadell, la independencia de Cataluña permitiría diluir el “efecto sede”, ya que, a su juicio, si Barcelona fuera capital de Estado también conseguiría mayores inversiones -a su parecer, las multinacionales priorizan situar sus sedes en las capitales-. También ha asegurado que la ruptura con el Estado favorecería las inversiones, ya que ahora el Gobierno “perjudica” a Cataluña. “Cataluña tiene un Estado en contra”, ha afirmado.