CC OO y UGT, la debilidad obliga

Gallego inaugura el X Congreso del sindicato mayoritario pidiendo «estrechar» sinergías para afrontar la crisis. Choque por la remodelación interna

Joan Carles Gallego se enfrenta a su reelección como secretario general de CC OO
Joan Carles Gallego se enfrenta a su reelección como secretario general de CC OO

Son una sonora protesta, el presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas, inauguró ayer en Barcelona el X Congreso de Comisiones Obreras, cónclave que concluirá mañana tras someterse a la reelección Joan Carles Gallego y en el que quedará lejos la imagen de potencia sindical de antaño. Para intentar remediarlo, CC OO no tiene otra opción que apostar por el acercamiento con UGT porque la manera de encarar la crisis ha hecho mella en los sindicatos como demuestra que el mayoritario de Cataluña (178.689 afiliados, un 3 por ciento menos que en 2011) ya ha aplicado dos Expedientes de Regulación de Empleo que se han traducido en un total de 87 despidos.

Tocados después de dos huelgas generales en un año que les han debilitado, la estrategia pasa por seguir tejiendo sinergias con UGT. Tanto Gallego como su homólogo en UGT, Josep Maria Álvarez, aprovecharon ayer sus intervenciones en la jornada inaugural para defender que es la vía a seguir, aunque no la preferida.

De la necesidad, virtud

La convergencia sindical es «un valor y una necesidad», defendió el secretario general de CC OO, que apostó por «ensanchar» el trabajo conjunto. «La unidad de acción sindical es una valor y una necesidad si queremos los trabajadores hacer sentir nuestra voz con toda nuestra fuerza», avisó. Por su parte, Álvarez añadió que la unidad «no tiene límites».

Los problemas que afrontan los sindicatos son múltiples y en la jornada de apertura del X Congreso de CC OO hubo espacio para la autocrítica. «Posiblemente tendremos que cambiar algunas cosas y explicar mejor lo que hemos hecho», admitió Gallego, que también apuesta por una remodelación interna que está provocando el rechazo de un amplio sector del sindicato. La unión comarcal del Barcelonès teme los movimientos del secretario general hacia un modelo más centralizado del sindicato. Una de las claves para entender la oposición a esta centralización es que la sección barcelonesa tiene un buen balance económico a diferencia de los números totales del sindicato. Una prueba del mal estado de las finanzas de Comisiones es que está estudiando permitir que los afiliados en paro que ya no cobran prestación por desempleo puedan darse de baja durante un tiempo sin perder sus derechos y ofertar nuevos servicios de orientación laboral o de elaboración de planes de ocupación.

El diálogo de las patronales

Las patronales Fomento del Trabajo, PImec y Fepime pidieron ayer a los sindicatos que no opten por la vía de la confrontación y apuesten por ayudar y colaborar para hacer frente a la difícil situación económica que vive Cataluña. Joaquim Gay de Montellà, Josep González y Eusebi Cima acudieron a la jornada inaugural del X Congreso en el que participan cerca de 700 delegados sindicales, más que un gesto en un año en que se han producido dos huelgas generales. El cónclave se celebrará hasta el domingo en Barcelona.