Citados a declarar a cinco mossos por el disparo de pelotas de goma

La Razón
La RazónLa Razón

El juez Francisco González Maillo, que instruye el caso del disparo de las pelotas de goma que presuntamente provocaron a Ester Quintana la pérdida de un ojo el día de la huelga general, el 14 de noviembre, citó ayer para declarar el 30 de julio a un subinspector de la brigada móvil (Brimo), como imputado en este caso,y a cuatro de los agentes de los Mossos d'Esquadra que han reconocido esta semana que su furgoneta estaba en la zona del paseo de Gràcia en la que la mujer denunció los hechos.

En un auto, el juez citó a declarar al subinspector jefe de la unidad como autor de la nota informativa que recogía novedades en el posicionamiento y actividad del furgón policial Dragó 414, el vehículo que hasta ahora no aparecía implicado en la actuación en la zona donde fue herida Quintana.

En esta nota se recoge que los ocupantes del vehículo 414 recordaron, ocho meses después, que avanzaron a los otros dos furgones de la unidad en el paseo de Gràcia, confluencia con Gran Vía, y que allí bajaron y dispararon una salva (disparo sin proyectil), en una posición cercana a donde perdió el ojo la víctima, según ella, por una pelota de goma. El juez cita al subinspector y a los cuatro mossos del furgón Drago 414 – de los siete que Interior apartó por ocultar la nueva versión– el 30 de julio a las 10.00 horas, y les cita a todos a la misma hora «a fin de que no puedan comunicarse entre ellos».

Según el escrito, «el subinspector referido era el responsable de tres furgonetas». El magistrado tomó esta decisión después de recibir una nota elaborada precisamente por este subinspector de la unidad implicada en el caso, tras interrogar al cabo que estaba al frente del vehículo Drago 414, y que este le refiriera que «cree recordar que avanzaron con su vehículo policial la posición de Gran Via donde estaba parado el resto del grupo».

Tras este adelanto, según la nota, se pararon a la altura de la fuente que hay en la confluencia de Gran Via y paseo de Gràcia, y que «todos los miembros del equipo excepto el conductor bajaron de la furgoneta, también los agentes portadores de la lanzadora de proyectiles calibre 40 milímetros y la escopeta antidisturbios Benelli, llevando este armamento encima en todo momento».