Colau coloca a su pareja y a la compañera de su vicealcalde

La líder de la plataforma Barcelona en Comú y alcaldesa de la ciudad condal, Ada Colau, junto a su pareja Adriá Alemany
La líder de la plataforma Barcelona en Comú y alcaldesa de la ciudad condal, Ada Colau, junto a su pareja Adriá Alemany

Adrià Alemany deja el Barça para trabajar en Barcelona en Comú y Vanesa Valiño será asesora de Vivienda.

Hoy se cumplen exactamente dos semanas desde que Ada Colau, de Barcelona en Comú, fue investida como alcaldesa de la capital catalana y en este brevísimo periodo de tiempo ya ha colocado en el entramado municipal a su pareja, Adrià Alemany, como responsable de Relaciones Políticas e Institucionales de su partido.

Por si fuera poco, ayer se confirmó que Vanesa Valiño, la pareja del primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Ada Colau, Gerardo Pisarello, se incorporó al Consistorio como asesora de la concejalía de Vivienda, área liderada por el edil Josep Maria Montaner. Valiño es la directora del Observatorio de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (Desc), experta en asuntos de emergencia habitacional y de vivienda.

Negociador con ERC y PSC

Alemany trabajaba hasta hace poco en la Fundació del FC Barcelona, pero cesó de estas funciones al pedir una excedencia. Su papel dentro del partido de su pareja ha ido ganando importancia en las últimas semanas, jugando incluso un papel importante en la negociación del apoyo de PSC y ERC a la investidura de Colau.

Ahora, Alemany tendrá un cargo remunerado en BComú, aunque no en el Ayuntamiento. La justificación es que la actividad del partido ha crecido mucho tras las elecciones municipales del 24–M. Un comunicado de la formación confirmó que contratan a Alemany y a varias personas más en los próximos días «por el fuerte crecimiento y las nuevas responsabilidades que debe afrontar la candidatura» tras su victoria en las municipales.

Especifica el mismo texto que Alemany «ha tenido un papel muy activo en la candidatura desde su fundación, y pasará a ocupar el cargo de Relaciones Políticas e Institucionales», con lo que asumirá tareas que «ya venía desarrollando de forma voluntaria pero que, dado el volumen que han adquirido, requieren de una dedicación exclusiva y, por tanto, pasa a ser un cargo remunerado». El sueldo, según el baremo de BComú, no superará los 2.200 euros, y lo mismo sucede con Valiño.

Pisarello desmintió el jueves que Alemany vaya a trabajar al Consistorio barcelonés. «Es un solvente economista, un reconocido activista de la Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH), además de un trabajador del FC Barcelona, y un miembro muy destacado de Barcelona en Comú que ha tenido una participación activa que esperamos que continúe, no está en ningún caso contratado por el Ayuntamiento ni por ningún organismo municipal», añadió.

Por su parte, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, que seguía ayer de gira por Cataluña buscando alianzas, se reunió ayer con Colau en el mismo Ayuntamiento, y defendió esta contratación. Esgrimió que «es un activista político muy conocido en Cataluña desde hace muchos años».

«El problema es decir que este señor es el marido de Ada Colau, pero esto es una anécdota, es un activista desde mucho antes de tener una relación con Ada, pero a veces en las organizaciones la gente entabla relaciones, pero cualquier activista político tiene derecho a contraer matrimonio con quien le de la gana», añadió. Tras la reunión, Iglesias señaló que tiene «plena confianza» en Colau y su equipo, y que sus decisiones «se ajustan a la legalidad».

Colau y sus 68 asesores

Respecto a los asesores en el Ayuntamiento, Colau quiere disponer de casi todos ellos, dejando muy poco margen a la oposición. Esta semana BComú comunicó al resto de partidos que se haría con el 74 por ciento de este personal eventual. El Consistorio barcelonés tiene previsto contratar a un total de 92 asesores. De ellos, la formación de Colau quiere 68, por lo que 24 restantes se repartirían entre los otros partidos. Serían seis para CiU, cuatro para ERC y Ciudadanos y el PSC, y tres para el PP y la CUP.