Colau entierra el Born para los independentistas

El Ayuntamiento quiere reformular el espacio y acercarlo a la ciudadanía

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, sigue con su particular juego de equilibrios entre sus potenciales socios para gobernar la ciudad. La táctica empleada hasta la fecha podría resumirse en aquella imagen del palo y zanahoria.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, sigue con su particular juego de equilibrios entre sus potenciales socios para gobernar la ciudad. La táctica empleada hasta la fecha podría resumirse en aquella imagen del palo y zanahoria. Con la particularidad de que ayer fue un palo en toda regla a los anhelos independentistas. El Born Centre Cultural dejará de ser el templo del soberanismo para convertirse en un equipamiento más de la ciudad. De hecho, hasta podría perder el nombre. Ayer, durante la comisión municipal de cultura, saltaron chispas. BComú se posicionaba contra ERC, CiU y la CUP y anunciaba su intención de «optimizar» el Born y cambiarle la «adjetivación».

El comisionado de Programas de Memoria de Barcelona, Ricard Vinyes señaló que están estudiando un cambio de nombre del centro y sacarle «centro cultural» por considerarlo «demasiado amplio». «El Born será siempre el Born. Otra cosa es que veremos más adelante su adjetivación para darle más identidad». Sobre la posibilidad de cubrir las ruinas con cristales -algo que ha hecho saltar las alarmas en ERC y CiU-, garantizó que no se está estudiando «de ninguna de las manera», sino que están analizando cómo optimizar los espacios.

Preguntado sobre el contenido museístico, Vinyes señaló que «lo que expresan las ruinas es un modelo de destrucción, por lo que todo que esté relacionado con el fenómeno de la destrucción es susceptible de ser expuesto», tras lo que resaltó que están estudiando la exposición temporal que sustituirá en abril a la actual, «Fins a aconseguir-ho! El setge de 1714». Así, contra todo pronóstico, BComú se alineaba con PP, C’s y PSC y rechazaba la propuesta de los republicanos de mantener la línea museística, que también pedía consolidar el centro, conservar su nombre y que cualquier cambio que afecte el equipamiento sea aprobado por el plenario municipal

El debate subió aún más de decibelios después de que el concejal del PSC, Daniel Mòdol, anunciase que en la próxima comisión de cultura su partido pedirá el cierre temporal del equipamiento hasta que el gobierno municipal decida cuál debe modelo quiere implantar en el centro. Mòdol aseguró que la propuesta republicana «tiene un poco de intrusismo» y que se está haciendo un uso «partidista» del equipamiento.

El presidente del PP, por su parte, propuso convertir el Born en un Centro de Interpretación y Estudio histórico. «Es necesario garantizar la objetividad y el rigor, para no reducir los contenidos de este museo a un pensamiento único», señaló. «Una Barcelona cosmopolita, culta y abierta, con un comercio muy importante en la que su epicentro estaba en el Mercado del Born, Santa María del Mar y el Moll de Pescadors, es decir, una ciudad que dista mucho de la ciudad en decadencia que proyectan los independentistas», añadió.