CUP y JxSí disienten sobre la subida del IRPF a rentas altas

La coalición independentista rechazó junto al PP una moción del PSC para subir el IRPF a las rentas más altas en la semana decisiva para los presupuestos.

El PSC insta al Govern a subir el IRPF a las rentas más altas.
El PSC insta al Govern a subir el IRPF a las rentas más altas.

La coalición independentista rechazó junto al PP una moción del PSC para subir el IRPF a las rentas más altas en la semana decisiva para los presupuestos.

En plena vorágine por la negociación de los presupuestos de la Generalitat de Cataluña, el grupo parlamentario de Junts pel Sí y la CUP disintieron en la votación de una moción que instaba al Govern a subir el IRPF a las rentas más altas y pedía cambios en Sucesiones y Donaciones, y Patrimonio. El texto, presentado por el PSC en el pleno de ayer, reclamaba al Govern un Proyecto de Reforma Fiscal que fructificara en «un sistema fiscal más justo y progresivo que permita ampliar los recursos fiscales propios», incluía otros cuatro puntos.

El primer punto de la moción solicitaba «la modificación del tramo autonómico del IRPF reduciendo los tipos mínimos, suavizando los tipos de las rentas medias e incrementando los tipos de las rentas altas». La votación no prosperó a causa del rechazo de Junts pel Sí y el PP (70 votos en contra).

El segundo punto buscaba modificar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones para volver a los ingresos de 2008 «a partir de una reducción significativa y selectiva de los beneficios fiscales». También fue rechazado con los votos en contra de Junts pel Sí y el PP, así como el tercer punto para una modificación del Impuesto de Patrimonio que «grave de manera más intensa los grandes patrimonios como paso previo y transitorio a un Impuesto de grandes fortunas». Este punto también contó con la negativa de los 23 diputados de Ciudadanos.

La moción irritó sobremanera al grupo parlamentario de Junts pel Sí quien advirtió la intención del PSC de «hacer la foto para hacer el tweet», en referencia a que supuso ver al grupo independentista votando junto al PP. La diputada de Junts pel Sí, Carmina Castellví, arremetió contra el PSC considerando que era «un déjà vu», porque los puntos que incluía la moción ya habían sido votados en diversas ocasiones en el Pleno.

El diputado del PP, Enric Millo, sostuvo que las propuestas fiscales buscaban «vaciar los bolsillos» de los catalanes. Asimismo, el diputado de Catalunya Sí Que Es Pot, Joan Coscubiela, criticó al Govern por no querer abordar una profunda reforma fiscal y acusó a ERC de «hacer discursos de izquierdas mientras aprueba los presupuestos con la mano derecha».

Los otros cuatro puntos sí fueron aprobados. El primero de ellos reclamaba la mejora de figuras impositivas y de su capacidad de recaudación en la imposición medioambiental. El segundo instaba a revisar diversos beneficios fiscales aprobados mediante normativa autonómica.

El tercero de los puntos que logró el respaldo parlamentario pedía mejorar la gestión tributaria del Impuesto sobre viviendas vacías. Finalmente, el cuarto instaba a recuperar el Impuesto sobre depósitos bancarios.