Desarticulan una red que estafó medio millón a través de seguros por Internet

La red disponía de 18 cuentas corrientes y diariamente dos de sus miembros retiraban a través de cajeros automáticos todo el dinero que les ingresaban sus víctimas.

La investigación de mossos y policía nacional se inició en agosto del pasado año.
La investigación de mossos y policía nacional se inició en agosto del pasado año.

Una operación conjunta entre los Mossos d'Esquadra y la Policía Nacional ha permitido detener a siete presuntos miembros de una red que estafó a 2.200 personas en toda España.

Una operación conjunta entre los Mossos d'Esquadra y la Policía Nacional ha permitido detener a siete presuntos miembros de una red que había logrado medio millón de euros estafando a unas 2.200 personas en toda España mediante la contratación de seguros falsos a través de Internet.

Los Mossos han informado hoy en una rueda de prensa de que las detenciones de los miembros de esta banda, asentada en Tortosa y L'Ampolla (Tarragona), se llevaron a cabo el pasado día 7 y que cinco de ellos han ingresado en prisión por orden judicial.

La investigación de mossos y policía nacional se inició en agosto del pasado año, cuando detectaron las actividades de una organización que se dedicaba a realizar seguros fraudulentos por Internet, después de captar a sus víctimas a través de anuncios en la red, a las que ofrecían seguros que oscilaban entre los 50 y los 70 euros.

La red disponía de 18 cuentas corrientes y diariamente dos de sus miembros retiraban a través de cajeros automáticos todo el dinero que les ingresaban sus víctimas.

El dinero conseguido lo invertían en la compra de vehículos de lujo que "vendían"a un concesionario de su propiedad que habían abierto en Tortosa y una parte lo enviaban a Rumanía, donde adquirían oro y propiedades.

Los investigadores sospechan que la red, que actuaba desde 2013, había conseguido 450.000 euros tras estafar a unas 2.200 personas en toda España.

En los domicilios de los arrestados -dos en Tortosa y uno en L'Ampolla- y en el concesionario de coches, la policía encontró 24.000 euros en efectivo, seis ordenadores, 25 teléfonos móviles, seis libretas bancarias y numerosa documentación relativa a la contratación fraudulenta de seguros, además de once vehículos de alta gama, dos quads y un remolque.