Dos mossos desmienten la versión de Interior sobre el «caso Quintana»

Niegan que lanzaran salvas donde fue herida la mujer que perdió un ojo

Ester Quintana, en los pasillos del Parlament
Ester Quintana, en los pasillos del Parlament

barcelona- Dos agentes de los antidisturbios de los Mossos d'Esquadra desmintieron ayer, en sede judicial, la última versión de la consellera de Interior sobre el dispositivo del 14-N, día en que Ester Quintana perdió un ojo por el fuerte impacto de un objeto aún sin identificar. La declaración del cabo y el escopetero de la unidad Dragó 414 que se encontraba en las inmediaciones donde la mujer fue gravemente herida vuelve a poner en jaque la credibilidad de Interior que hasta el momento ha dado cuatro versiones sobre la actuación policial el día de la huelga general.

Ambos agentes aseguraron al juez que instruye el «caso Quintana» que ninguno de los mossos de su unidad disparó ni salvas ni otro tipo de proyectiles en la confluencia de Paseo de Gràcia y Gran Vía y que así lo han explicado y reiterado a sus superiores cada vez que han sido preguntados desde el día de los hechos. Son precisamente estos mossos y sus compañeros los que fueron apartados del Cuerpo Policial Autonómico a mediados de julio por el conseller de Interior, Ramon Espadaler, al tener conocimiento de un nuevo informe interno. El documento recoge, supuestamente, que dicho cabo «cree recordar» que se dispararon dos salvas (disparos sin munición) cerca de donde Quintana recibió el duro impacto del objeto en el ojo. Sin embargo, los agentes señalaron ante el juez que ese extremo es falso y que su unidad sólo lanzó dos salvas al inicio del dispositivo y no a su término, que es cuando fue herida la víctima. Además, el escopetero añadió que cuando bajó del furgón en Paseo de Gràcia con Gran Vía lo hizo sin la escopeta porque le dolía la espalda y no iba a poder disparar. Por ello, hasta dos veces fue reprendido por su superior, el subinspector responsable de la unidad Dragó 40 que está imputado en el caso y que, precisamente, fue el encargado de redactar el informe que ahora desmienten estos agentes.

Asimismo, su declaración contradijo las explicaciones del subinspector y del escopetero de Dragó 40, también imputado, que negaron conocer la posición de Dragó 414 en el lapso de tiempo que Quintana fue alcanzada ya que, según ellos, iba al final del convoy. Ambos agentes afirmaron que Dragó 414 se colocó en paralelo a Dragó 40 en el cruce de ambas vías, un movimiento de disuasión habitual en espacios abiertos, aunque admitieron que al descender del vehículo, la otra unidad había finalizado su actuación e iba a retirarse.

Confianza en el informe

A pesar de las contradicciones y de la declaraciones de los agentes en sede judicial, la conselleria de Interior se aferra a dicho informe. Según fuentes del departamento que dirige Espadaler, la conselleria no se siente «ni autoriazada ni desautorizada» después de que los mossos de la unidad Dragó 414 desmintieran que habían ocultado información y así la última versión proporcionada por el Govern sobre el dispositvo.

Por su parte, el sindicato SME-CC OO exigió a Interior que dé explicaciones sobre tantas contradicciones y tildó las realizadas hasta ahora de «esperpénticas». Para el sindicato «alguien miente» y es necesario llegar al fondo de la verdad porque la situación está afectando a la credibilidad de los Mossos d'Esquadra. «¿Qué credibilidad les queda?», se preguntó Laia Serra, la abogada de Ester Quintana. «No es normal ni es positivo que las diferentes furgonetas tengan versiones diferentes y que se desmientan», añadió y anunció que en septiembre presentará al juez un nuevo vídeo con contenido revelador sobre lo ocurrido.

LAS CUATRO VERSIONES DE INTERIOR

- El 15 de noviembre de 2012, un día después de la huelga general, el entonces conseller de Interior, Felip Puig, admite que tras los disturbios una personas fue gravamente herida pero niega que fuera a causa de la actuación de los Mossos d'Esquadra porque no hubo actuación policial en la zona donde se encontraba Ester Quintana, la víctima.

- El 3 de diciembre de 2012, Puig admite en sede parlamentaria que los mossos lanzaron dos salvas, que no proyectiles, en la zona de Paseo de Gràcia con Gran Vía, donde Quintana fue herida, pero insinúa que fue alcanzada por objetos lanzados por los vándalos.

- El 13 de diciembre de 2012 y después de que un vídeo desmintiera su última versión, Puig explica que los mossos dispararon 7 veces en el lugar de los hechos. Otro vídeo apuntarían a que fueron ocho veces.

- El 7 de julio de 2013, el conseller de Interior, Ramon Espadaler explica ahora que un informe interno desvela que varios agentes ocultaron información y que admiten haber lanzado salvas en ña zona de los hechos. Ellos lo desmintieron ayer.