El apoyo a la independencia se desploma en Cataluña

El “no” a la secesión lograría un apoyo del 48,3 por ciento, mientras que el “sí” caería hasta el 44 por ciento

Thumbnail

El “no” a la secesión lograría un apoyo del 48,3 por ciento, mientras que el “sí” caería hasta el 44 por ciento.

El apoyo a la independencia de Cataluña pierde fuerza. Según recoge el Centro de Estudios de Opinión (CEO) -el CIS catalán-, el respaldo a la permanencia en España se ha disparado durante los últimos tres meses y sería apoyado por el 48,3 por ciento de los catalanes, mientras que la independencia se quedaría con el 44 por ciento de los apoyos.

Con estos datos, por tanto, se invierte una tendencia que perduraba ya más de dos años. Desde junio de 2017, es decir, en la antesala del referéndum ilegal del 1 de octubre, siempre se había impuesto el apoyo a la independencia. De hecho, hasta marzo de este año, ese respaldo se situaba en el 48,4 por ciento, mientras que el rechazo solo obtenía un 44,1 por ciento.

“Estamos en un pseudoempate, que depende del contexto político. A veces gana una opción y a veces otra”, ha afirmado el director del CEO, Jordi Argelaguet, aunque también ha resaltado que la victoria del “no” a la independencia sería “por una distancia que no es menor”. En este sentido, el sondeo se ha llevado a cabo entre el 25 de junio y el 17 de julio, justo en medio de una de las crisis más estridentes del independentismo a raíz del pacto en la Diputación de Barcelona entre JxCat y el PSC, que desbancó de la presidencia a ERC.

ERC y el PSC volverían a vencer en Cataluña en unas elecciones generales

Tras la investidura fallida de Pedro Sánchez de ayer, el escenario de repetición electoral está más cerca que nunca. En Cataluña, de celebrarse comicios, las cosas apenas variarían con respecto al 28 de abril. ERC volvería a ganar con entre 14 y 16 escaños -ahora tiene 15-, y el PSC crecería ligeramente, alcanzando entre 13 y 14 diputados -12-.

Los “comunes” también lograrían un escaño más -lograría ocho-, mientras que JxCat lograría resistir de nuevo y se quedaría entre seis y siete. Donde sí se experimentarían cambios es en la derecha, donde C’s perdería dos escaños -caería de los cinco diputados a los tres-, mientras que el PP aspiraría a lograr dos -1-. Vox y la CUP acarician la representación parlamentaria -el CEO les otorga entre cero y un escaño-.

En unas elecciones catalanas, Esquerra ganaría y JxCat se hundiría

Las elecciones catalanas, que durante las últimas semanas se ha convertido en objeto de choque entre ERC y JxCat y ahora parecen alejarse, darían una holgada victoria a ERC, que lograría entre 38 y 40 escaños -ahora tiene 32-, mientras que JxCat se hundiría, y cosecharía entre 25 y 27 escaños -34-.

C’s, vencedor en las anteriores elecciones autonómicas, celebradas el 21 de diciembre de 2017, perdería entre 12 y 13 escaños, quedándose entre 23 y 24 diputados, y cedería el liderazgo del constitucionalismo al PSC, que se impondría con 25 escaños -17-. El PP retrocedería y perdería un escaño hasta quedarse con cuatro.

Los “comunes”, muy castigados tras la escisión independentista encabezada por Elisenda Alamany justo en la fase previa del reciente ciclo electoral, lograrían reponerse y cosecharían entre tres y cuatro escaños más de los que tienen ahora -alcanzarían entre 11 y 12-. La CUP también crecería hasta los 6 y 7 escaños, lo que garantizaría la mayoría del independentismo en el Parlament, que sumaría una horquilla de entre 69 diputados y 74 diputados. En ningún caso, la suma de JxCat y ERC bastaría para lograr la mayoría absoluta, situada en 68 escaños -entre ambas formaciones, en el mejor de los casos, lograrían 67-.

Si bien, este sondeo, abriría por primera vez la posibilidad de un tripartito entre ERC, PSC y los “comunes”. Entre las tres formaciones sumarían entre 74 y 77 diputados, muy por encima de la mayoría absoluta.