El Govern eliminará una paga a los funcionarios de educación y sanidad

La Generalitat descontará media extra en verano y otra media en Navidad

Los sindicatos anuncian nuevas protestas hoy y mañana
Los sindicatos anuncian nuevas protestas hoy y mañana

La relación entre la Generalitat y sus empleados está condenada a empeorar. El ejecutivo catalán oficializó ayer tras la tercera reunión con la Mesa de la Función pública de este año que hoy aprobará la supresión de la paga extra a los empleados públicos concentrados en el sector de la educación y la sanidad.

El Govern alegó que se trata de una medida necesaria para cumplir con el déficit de 0,7 por ciento del PIB impuesto para este año. Por este motivo asegura estar obligado a ahorrarse en personal este año al menos la misma cantidad que en el año anterior, unos 730 millones. De esa cantidad, la mitad se obtendrá de la eliminación de una paga extra a los empleados, lo que supone un 6 o 7 por ciento del sueldo, según los sindicatos. El resto se conseguirá reduciendo al mínimo la contratación de interinos, dejando de cubrir jubilaciones o bien congelando la aportación al fondo de pensiones.

La conselleria de Gobernación pidió responsabilidad a los sindicatos y justificó que la medida es imprescindible debido a los incumplimientos por parte del Gobierno y a la necesidad de hacer frente a los vencimientos de la deuda.

El Govern prevé repartir el recorte entre las pagas extraordinarias de junio y diciembre con un descuento del 50 por ciento en cada una y se mostró abierto a negociar sobre aspectos de la aplicación de los recortes.

Los sindicatos denunciaron que la Generalitat no había puesto a su disposición datos necesarios para negociar como el ojbetivo de déficit, la liquidación de 2012 o la predicción de gasto para este curso. Más allá de las críticas, los sindicatos se comprometieron a permanecer indefinidamente en la Mesa General de la Función pública de Cataluña «para mostrar nuestra voluntad de negociación seria y comprometida con el bienestar de Cataluña».

Según datos sindicales, los trabajadores públicos han perdido en tres años un 30 por ciento del poder adquisitivo mientras que el descenso en el caso de los interinos fue de un 40 por ciento. «Han decidido cortarnos el brazo y nos dan a elegir en cuántos plazos y lo que no queremos es que no nos lo amputen», resumió un representante sindical.

Por otra parte, Generalitat y sindicatos sí llegaron a un acuerdo en las retribuciones por causa de incapacidad temporal, que pasarán a ser del ciento por ciento cuando se trate de intervenciones quirúrgicas y bajas derivadas de causas oncológicos.

Movilizaciones sindicales en contra del recorte

Catorce representantes sindicales de la Función Pública se encerraron durante la jornada de ayer en la conselleria de Gobernación para protestar por la supresión de la paga extra y pidieron al ejecutivo catalán que no tome ninguna decisión hasta que no se aprueben los presupuestos para este año.El responsable del sector público de UGT, Xavier Casas, criticó la actitud del Govern al que tildó de dictatorial. «Es un gobierno prepotente como el anterior», opinó. Además, 70 delegados sindicales cortaron la Via Laietana durante la tarde de ayer para solidarizarse con sus compañeros encerrados. No se trata de los únicos actos de protesta, ya que los sindicatos amenazaron con seguir movilizándose si la Generalitat no acepta negociar.

Los representantes sindicales tienen previsto levantar hoy su encierro. No obstante, dejaron muy claro que prevén continuar con las movilizaciones en los próximos días.