El gran maestro de los maestros

El Teatre Akadèmia homenajea a Giorgio Strehler, el gran pope del teatro europeo de mediados del siglo XX, en un montaje con Mario Gas, Marisa Paredes, Pol López, Carme Elias y Carlota Olcina.

Giorgio Strehler fundó el Piccolo Teatro de Milán en 1947
Giorgio Strehler fundó el Piccolo Teatro de Milán en 1947

El Teatre Akadèmia homenajea a Giorgio Strehler, el gran pope del teatro europeo de mediados del siglo XX, en un montaje con Mario Gas, Marisa Paredes, Pol López, Carme Elias y Carlota Olcina.

En 1982, Mario Gas conocía a Giorgio Strehler, uno de los popes del teatro europeo de la segunda mitad del siglo XX, que había sacudido los escenarios desde que fundara en 1947 el Piccolo Teatro de Milán. Junto a Peter Brook, Igmar Bergman y el Living Theatre, era el gran faro que iluminaba a los jóvenes creadores, con Gas al frente. «Vi en 1965 su montaje de “Arlequino” y fue una de las obras que más me han marcado y que todavía recuerdo», señala Gas. En 1982, tuvo el placer de conocerlo en una de sus visitas a Barcelona y pudo comprobar que todo lo que se decía de él, y se decían muchas cosas, era cierto. «Asistí a un ensayo suyo y pude comprobar que era un director enérgico, diciéndolo suave. Era un monstruo de la vitalidad. Cuando vino al Poliorama en 1994, pude ver un ensayo general abierto al público de 4 horas en que no pasaba un minuto sin que Strehler lo interrumpiera con algún comentario», recuerda Gas.

El director moría el día de Navidad de 1997 y en el 20 aniversario de su fallecimiento, el Teatre Akadèmia ha querido rendirle un merecido homenaje para que las nuevas generaciones descubran a una figura fundamental del teatro europeo. Guido Torlonia, junto a Ludovica Damiani, escribieron hace una década de una obra en que recogían los pensamientos y hazañas vitales del maestro. Ahora la recuperan vigorizada con imágenes de archivo para abordar a un hombre tan complejo como rico.

Mario Gas es uno de los actores que darán vida a las palabras y pensamientos del propio Strehler en un montaje que quiere dejar claro su visión clarividente de lo que tiene que ser el teatro. «A todos los que aman el teatro, este espectáculo los emocionará especialmente. Yo hice un trabajo sobre Strehler en el Institut del Teatre y me encanta que me hayan dado la oportunidad de participar en este homenaje que clarifica a la perfección quién era Strehler», asegura Pol López, otro de los actores de la pieza.

Personajes a pares

Sobre el escenario se sitúan dos actores, que darán cuerpo y vida a las palabras y pensamientos literales de Strehler, a medida que se van proyectando imágenes de ensayos, entrevistas y documentación diversa del director. Las parejas de actores se van rotando. Empezarán con Carme Elias y Gas del 14 al 17 de diciembre. Continuaran Marisa Paredes y Gas del 20 al 23 de diciembre. Y acabarán las funciones Carlota Olcina y Pol López. «El primero que me habló de él fue Lluís Pasqual, que fue ayudante suyo y su sucesor al frente del teatro de Europa en el Odeon de París. Fue un gran hombre de teatro, que hizo del medio su vida. Decía que hacía teatro para explicarse a los demás, y que si no podía con la voz, lo hacía con las manos, y sino con los pies. Así era su dedicación», señala Paredes.

Torlonia, que dirige el montaje, fue asistente suyo en los años 90 en el Piccolo y recuerda, sobre todo, un espectáculo de «Fausto» de doce horas divididas en cuatro partes. «No paraba y sabía muy bien lo que quería. Era un observador perfecto, capaz de ver la mancha más pequeña. Era un perfeccionista», recuerda.