Accidentes de tráfico

El RACC propone que las motos vayan por el arcén en los accesos

El reto es ganar en seguridad: sufren el 41% de los accidentes pese a representar sólo el 14% del tráfico

El RACC propone que las motos vayan por el arcén en los accesos
El RACC propone que las motos vayan por el arcén en los accesos larazon

El reto es ganar en seguridad: sufren el 41% de los accidentes pese a representar sólo el 14% del tráfico.

El RACC ha propuesto que se puedan habilitar los arcenes en algunas vías de acceso de Barcelona –como la Diagonal– para que las motos puedan circular cuando haya mucha congestión de tráfico. La medida busca aumentar la seguridad de los conductores ya que, pese a representar sólo el 14 por ciento de los usuarios que se desplazan por este tipo de carreteras, sufren hasta el 41 por ciento de los accidentes más graves.

Algunos de estos accidentes son fruto de movimientos de riesgo que hacen los propios motoristas para sortear el tráfico en hora punta, por lo que el RACC pone sobre la mesa la posibilidad de que, cuando haya mucho tráfico, se disponga un carril exclusivo para las motos a partir de una prueba piloto.

Esta es una de las recomendaciones que se derivan del estudio «Desplazamiento en motocicleta en los accesos de Barcelona», que constata un aumento significativo de las personas que cada día se desplazan hasta la capital catalana en moto: desde el 2008, el número de motoristas se ha disparado un 41 por ciento.

El director de la Fundación RACC, Lluís Puerto, explicó ayer cómo tendría que ser este carril: aprovecharía los arcenes, debería estar ubicado en vías suficientemente anchas para garantizar la seguridad del motorista, debería estar correctamente señalizado, tener límite de velocidad y obligar a los conductores a ir en fila. Esto excluiría a las rondas de Barcelona, que son las vías de acceso de la mitad de los 37.000 motoristas que cada mañana se desplazan hasta la ciudad.

«Lo de usar el arcén ya se hace en muchos puntos, se trata de regularlo», sostuvo el presidente del RACC, Josep Mateu, quien confirmó que la alta siniestralidad en motoristas obliga a tomar medidas concretas.

Otra de las recomendaciones que hace la entidad es debatir sobre la tasa de «alcoholemia 0» para motoristas, una iniciativa que verían con buenos ojos casi la mitad de los conductores de este tipo de vehículos, ya que consideran que ayudaría a prevenir muchos accidentes. El RACC también considera que debería haber un curso obligatorio de conducción de motos para usuarios del permiso B+3.