Cataluña

El Tribunal Constitucional avala que los alumnos catalanes puedan elegir el castellano en una prueba de Primaria que no existe

En Cataluña, no se han hecho nunca reválidas de la LOMCE, se hacen exámenes de competencias básicas para evaluar el sistema educativo a los que no afecta el fallo

En Cataluña, no se han hecho nunca reválidas de la LOMCE, se hacen exámenes de competencias básicas para evaluar el sistema educativo a los que no afecta el fallo

Publicidad

El Pleno del Tribunal Constitucional (TC) ha avalado que los estudiantes catalanes puedan realizar la prueba de evaluación final de la Educación Primaria, que se debería hacer en 6º, también en castellano y no sólo en catalán. Debería, en condicional, porque «de facto», estas pruebas jamás se han llegado a hacer en Cataluña. Resulta que tanto la Ley Orgánica de Educación (LOE), aprobada en 2008 por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, como la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad (LOMCE) de 2013, que confeccionó el ministro popular José Ignacio Wert, contemplaban unas pruebas finales al acabar la primaria para todos los alumnos del Estado. La intención era, con la idea de evaluar su nivel.

La regulación de estas pruebas se redactó en 2015, a través del Real Decreto 1058/2015, pero la Generalitat lo recurrió porque consideraba que los controles de evaluación vulneraban las competencias de Cataluña.

Ahora, tres años después, según la sentencia del Pleno del TC, padres, madres o tutores legales pueden elegir si sus hijos realizan esta prueba en lengua castellana o la lengua cooficial correspondiente, y desestima el «conflicto positivo de competencias» que presentó el Govern de la Generalitat en 2016.

La sentencia llega tarde (o el trabajo del TC ha sido en vano), porque habla de unas reválidas que pretendía aplicar la LOMCE que jamás se llegaron a hacer.

Publicidad

Se hecho, se deberían haber efectuado por primera vez en el curso 2016-2017. Pero el mismo PP, con otro ministro, Íñigo Méndez de Vigo, paralizó las pruebas finales de primaria.

Lo más parecido a ese examen que hacen los alumnos catalanes es la prueba de competencias básicas de 6ª de Primaria, que se hacen exclusivamente en catalán, a excepción de Inglés y Lengua Castellana. Pero el mismo Ministerio de Educación aclara que el fallo del Constitucional no afecta a las pruebas de diagnóstico que se realizan en las Comunidades Autónomas, por lo tanto, tampoco a las que los alumnos catalanes hacen en 2009 para testar el sistema educativo.

Publicidad

Pruebas distintas

La conselleria de Educación se pronuncia en el mismo sentido que el Gobierno y matiza, además, que los exámenes que hacen son distintos a los que se refiere el fallo. Las pruebas de competencias básicas no evalúan a los alumnos de manera individual, como pretendía la Ley Wert, sino que testan el sistema educativo.

Los argumentos del Govern, por aquel entonces presidido por Carles Puigdemont, contra el real decreto de las pruebas de evaluación de Primaria decían que se vulneraba la competencia de la Generalitat en materia educativa y en materia de lengua propia. También que suponía una vulneración del régimen lingüístico de la enseñanza en Catalunya establecida por el Estatut.

El Govern cuestionaba que el real decreto aprobado en 2015 permitiera «la elección por parte de las familias de la lengua, cosa que no es aceptable en la normativa catalana», según criticó en su día la consellera de Enseñanza, Meritxell Ruiz.