El Vall d’Hebron opera con laparoscopia a bebés de 1,5 kilos

Quiere aplicar esta técnica mínimamente invasiva en el 70 % de las intervenciones que realiza al año

Imagen de una simulación de una intervención con la técnica de la laparoscopia
Imagen de una simulación de una intervención con la técnica de la laparoscopia

Quiere aplicar esta técnica mínimamente invasiva en el 70 % de las intervenciones que realiza al año.

Manuel López no es nombre de superhéroe. Y lo cierto es que el nuevo jefe de Cirugía Pediátrica del Hospital Vall d’Hebron tampoco tiene poderes sobrehumanos, pero su destreza en el quirófano lo convierte en un superhéroe para las familias de los niños que pasan por sus manos. En las dos últimas semanas, su equipo ha operado con éxito a dos bebés de apenas 1,5 kilos de peso. Uno padecía atresia de esófago, una lesión congénita que puede derivar en lesiones pulmonares. El segundo, que pesaba 1,6 kilos, fue intervenido de una hernia diafragmática.

Para operarlos, se utilizó la cirugía laparoscópica, una técnica mínimamente invasiva por la que apuesta el Vall d’Hebron. Quiere utilizarla en el 70 por ciento de las cerca de 2.000 intervenciones que se realizan cada año en este hospital.

La laparoscopia –en el área de la pelvis o el abdómen–, consiste en hacer tres o cuatro incisiones en la zona a operar. En una cavidad se inyecta gas (CO2) para ensancharla y permitir al doctor maniobrar. En otra incisión, se introduce un cable con una cámara y una luz, de ahí el nombre de laparoscopia, que proyecta la imagen en un monitor. Los otros cortes son para introducir el instrumental médico. En el caso de los dos bebés de un kilo y medio intervenidos, las incisiones apenas tenían entre 2 y 3 milímetros.

Entre ayer y mañana, el Vall d’Hebron organiza el «European Symposium and Hands on Course i Pediatric, Neonatal and FEtal MIS», un curso especializado en el que participan más de 200 cirujanos pediátricos para ahondar en esta técnica. Cuenta con el apoyo de la Internacional Pediatric Endosurgery Group (IPEG) y la European Society of Paediatric Endoscopic Surgeons.

El doctor López, que el Vall d’Hebron fichó hace seis meses para reforzar este tipo de intervenciones en pediatría, explicó antes de iniciar el curso, que su objetivo es lograr que se beneficien el máximo de niños posible de la técnica de la laparoscopia, que desde los años 90 se aplica en adultos.

López también es pionero en técnicas de fetoscopia, que permiten operar al feto en el vientre de la madre. Las nuevas tecnologías que facilitan las simulaciones facilitan estas intervenciones. La cirugía pediátrica persigue técnicas menos invasivas, como el tórax excavado que trata una deformación congénita del pecho sin entrar en quirófano.