ERC exige ahora a Mas que traslade la autodeterminación ante la ONU

La Razón
La RazónLa Razón

Obsesionada con convertir el proceso soberanista en Cataluña con un conflicto de orden internacional, ERC quiso volver a marcar el paso al gobierno de Artur Mas. Después de urgir al titular de la Generalitat la petición de la consulta al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ayer los republicanos exigieron a Mas que remita esta petición a los estamentos internacionales, en concreto al Parlamento Europeo, a la Comisión Europea (CE) y la Organización de Naciones Unidas (ONU)» y que esta solicitud se haga en términos reconocidos por la diplomacia mundial. «Debe ser una petición homologable en términos internacionales y, por tanto, hablar de derecho a la autodeterminación más que de derecho a decidir y es necesario que se hagan llegar copias a estamentos internacionales debidamente traducidas a las lenguas que haga falta», reclamó la portavoz de ERC, Anna Simó.

Antes de todo ello, Mas deberá concretar su petición de consulta a Rajoy, la cual se comprometió a realizar mediante una carta durante el mes de julio. ERC no se lleva a engaño con esta fase del proceso. Es perfectamente consciente de que el Gobierno responderá con una negativa y, de hecho, lo que busca es un sonoro portazo. «Hay que dejar claro a todos los niveles que se ha intentado la fase de autorización, tal y como se ha hecho entre los gobiernos británico y escocés, y que una vez hecho se ha recibido una negativa por respuesta», añadió la dirigente de ERC.

En paralelo a las exigencias a Esquerra, el consejero de la Presidencia y portavoz de la Generalitat, dio a conocer que el Govern pondrá fecha a la consulta entre finales de 2013 y principios de 2014, un calendario que avalaron los republicanos aunque su preferencia es que sea el consejo asesor para la transición nacional quien ponga día y hora a la votación para la independencia de Cataluña.

La sensación general, sin embargo, es que Cataluña está bastante más pendiente de la comunidad internacional que no al revés. Basta si no con fijarse en el flamante ingreso de Croacia como socio de la UE, el cual aprovechó Mas para enviar un mensaje a las autoridades europeas. En un acto conmemorativo para celebrarla adhesión de Croacia al club europeo, el presidente catalán recordó la tradición europea de los catalanes, que se remonta a antes del ingreso de España en la UE en 1986. Aquello fue, para Mas, «como volver a casa», pero ahora la gente en Cataluña quiere estar en la UE «de forma diferente».

La ayuda de Croacia

Horas antes, en una declaración institucional escrita, Mas subrayó que Cataluña está «comprometida desde siempre con una Europa más integrada política y económicamente, es partidaria de la ampliación de las fronteras de la UE, también hacia las naciones más pequeñas». Es por ello, prosiguió el president en la declaración, que «nos felicitamos especialmente por la integración de Croacia a la gran familia europea». Mas anunció, además, que planea una misión empresarial a este país, a quien reclamó ayuda para su proceso soberanista.