Escritores de película

Jude Law como Thomas Wolfe es el último ejemplo de llevar la vida de autores a la gran pantalla y pronto llegará Emily Dickinson y Salinger

Bryan Cranston consiguió una nominación al Oscar por su papel de Dalton Trumbo
Bryan Cranston consiguió una nominación al Oscar por su papel de Dalton Trumbo

Jude Law como Thomas Wolfe es el último ejemplo de llevar la vida de autores a la gran pantalla y pronto llegará Emily Dickinson y Salinger

¿Alguien vería una película que durase seis meses y fuese una cámara fija en una habitación de hotel donde se viese de espaldas a Dashiell Hammett escribiendo «Cosecha rija»? Seguro que tendría un valor documental. Sería entretenido ver cómo se levantaba asfixiado y aburrido por no encontrar salida a la historia y de repente volver corriendo a la máquina de escribir con una nueva idea. Aún así, lo más seguro es que sería mejor pasar seis horas leyendo «Cosecha roja» y ya está. ¿Acaso conocer el truco de magia hace más interesante el truco? Al revés, lo vulgariza y hace aburrido. ¿Entonces por qué existen tantas películas sobre escritores?

Desde el principio de la historia del cine, los escritores han sido grandes personajes de ficción. Se han rodado centenares de biopics sobre sus truculentas vidas y sus excentricidades. Sin embargo, esta tendencia parece haberse multiplicado en los últimos años, cuando parece que ya casi nadie lee. Será que existe un sentimiento de culpa cultural que hace que ver una película de Kafka se haga con felicidad para compensar el hecho de no haber leído sus libros. Además, quién puede resistirse a una buena historia de fracaso y desamor y alcoholismo, de auge y caída, de paranoia, de ir a la contra, de miedo e inadaptación o de valentía y lucha. Ha habido tantas películas sobre escritores que está clara una cosa, parece que al final siempre pierden.

La última en llegar a los cines este verano es «Genius», de Michael Grandage, con guión de John Logan. Jude Law es Thomas Wolfe y Colin Firth el editor Maxwell Perkins y la película narra como su relación ayudó a modelar y hacer mejor novelas como «El ángel que nos mira» o «Del tiempop y el río». Wolfe era un hombre grande de más de dos metros. Law no, lo que hace que la película se centre en la relación entre los dos que una realista revisión de la vida del escritor. Por supuesto, también salen Ernest Hemingway (Dominic West) y Scott Fitzgerald (Guy Pierce) Está claro que la verosimilitud, por el casting, no es lo que se ha buscado.

Otra película reciente sobre escritores es «End of the tour», en el que Jason Segel se trasforma en David Foster Wallace y Jesse Eisenberg es David Lipsky, el periodista y escritor que vivió tres días en su casa para entrevistarle para la revista «Rolling Stone». La confrontación de los dos caracteres vehicula la acción en la que Segel se mete de lleno en el personaje. Y hay que destacar «Trumbo» por la que Bryan Cranston recibió una nominación a un Oscar.

No sólo el mundo anglosajón busca las historias detrás de los escritores. Ya se está preparando una nueva película sobre la vida de Santa Teresa. Desde Austria llegó «Amour Fou», que nos presentaba a Heinrich von Kleist y de Brasil «Reaching for the moon», que explicaba la relación sentimentla de Elizabeth Bishop y la arquitecta Lota de Macedo Soares.

Otra película que vale la pena ver, con o sin escritor, es «Only lovers left alive», la película de vampiros de Jim Jaramush en la que John Hurt es Christopher Marlowe asegurando que fue él quien escribió las obras de Shakespeare, otro personaje habitual en el cine de «Shakespeare in love» a la horrible «Anonymous». Por último, destacar la película de Ralph Fiennes «The invisible woman», en la que el actor y director se pone en la piel de Charles Dickens. Cynthia Nixon como Emily Dickinson y Nicholas Hoult como J. D. Salinger serán los próximos en saltar a la gran pantalla.